Tudanca, Sánchez, García y Puente, este viernes en el acto de Valladolid
Tudanca, Sánchez, García y Puente, este viernes en el acto de Valladolid - F. HERAS

Sánchez pide votar al PSOE para tener «aliados» en la Junta y en los ayuntamientos

Anuncia que va a mandar al PP «al rincón de pensar» y le acusa de «tirar la toalla» antes de perder

VALLADOLIDActualizado:

Fin de fiesta (en el más amplio sentido de la expresión) del PSCL en la Cúpula del Milenio de Valladolid, que se quedó pequeña para acoger a las 1.500 personas que se dieron cita, con un buen número de ellas obligadas a seguir el acto desde una pantalla instalada en el exterior. Para poner el broche a la campaña, los socialistas apostaron por el propio presidente en funciones del Gobierno y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, que fue aclamado y besado cual ídolo musical, a pesar de su fugaz actuación que tan sólo duró diez minutos, para darle así tiempo a llegar al cierre de campaña en Madrid.

Hacía tiempo que los socialistas no se daban una alegría semejante en forma de entusiasmo ante unos resultados que, esperan, sigan la estela del 28 de abril y les permita hacerse con la Junta de Castilla y León y con un importante número de ayuntamientos. Pedro Sánchez lo dejó ayer bien claro: «No se puede dejar la faena a medias» y «necesitamos aliados» para desarrollar sus políticas económicas y sociales. Esos «aliados», aclaró, tienen que estar en la Junta de Castilla y León y en las corporaciones locales.

Los socialistas confían en que así sea y, con esa idea, no escatimaron en sombreros rojos, banderas, abanicos y toda clase de objetos de merchandising que dieron colorido al acto y, ya de paso, una buena dosis de devoción hacia los candidatos desde el pueblo fiel, que respondió con aplausos y vítores a las proclamas: «Las urnas están vacías; pido un voto coherente con el 28 de abril para acabar con 30 años de corrupción en Castilla y León», clamó Sánchez. Pero advirtió: «No nos relajemos, apretemos los dientes para correr más y llegar los primeros». Y es que aunque el líder socialista se mostró seguro de que «Óscar Puente y Luis Tudanca van a ser los ganadores», también reconoció que «hay que ganar y gobernar», por lo que pidió «aglutinar el voto en el único partido que garantiza el avance y frena a la derecha».

«Codo con codo»

Por si se cumplen los augurios socialistas, Pedro Sánchez ya anunció que «será un honor trabajar codo con codo con Puente y Tudanca» y se comprometió a colaborar «en sus desafíos de lucha contra la despoblación». Y es que el candidato del PSOE a la Junta le había puesto deberes minutos antes, durante su intervención, para reclamarle precisamente eso, políticas para hacer frente al reto demográfico desde el anunciado ministerio de política territorial, cuya posible creación agradeció. También Tudanca se refirió al «gran lunes» que espera se produzca si consigue ganar las elecciones y, entonces, «vamos a mandarles al rincón de pensar (al PP), que ha tirado la toalla antes de dar por perdida la batalla».

Sin embargo, volvió a pisar tierra y como viene repitiendo toda la campaña, el candidato socialista advirtió de que «no hay nada hecho». «El domingo tenemos que hacer realidad un sueño: hagamos que Castilla y León sea, por fin, una tierra socialista», enfatizó. Un deseo que también expresó la número dos del PSOE al Parlamento Europeo, Iratxe García, quien recordó que la Cúpula del Milenio, en la que se desarrolló el acto, «fue un talismán para Sánchez y ahora lo va a ser para Tudanca». «Castilla y León se merece ya un cambio y un proyecto de futuro», insistió, y, para ello, «es la persona ideal ya que conoce perfectamente a una Comunidad que ama».

No llegó a la hora el acto final del PSOE de Castilla y León en la suma de las cuatro intervenciones previstas pero, antes, la actuación del grupo vallisoletano «Los Pichas» se encargó de ir caldeando el ambiente con sus particulares versiones de clásicos musicales de los 70 y 80. Con un público más que entregado, «los teloneros» arrancaron con el tema «Misión Imposible», donde muchos vieron más que una metáfora, para seguir con canciones como «Abanibi Aboebe», un tema con la que Israel ganó Eurovisión en 1978; «No puedo vivir sin ti», de Coque Malla, o «Hace Calor», de Los Ronaldos. El grupo hizo vibrar al público y se permitió lanzar una advertencia al propio Pedro Sánchez: «Este es el único Ribera que necesitas», haciendo referencia al vino de la tierra.