Alfonso Fernández Mañuevo y Francisco Igea durante el debate electoral celebrado durante la campaña electoral
Alfonso Fernández Mañuevo y Francisco Igea durante el debate electoral celebrado durante la campaña electoral - HERAS

Mañueco será presidente de la Junta y Cs cogobernará con el PP en Burgos y Palencia

Igea pide ser vicepresidente y quiere un reparto igualitario de consejerías en el futuro gobierno autonómico

El preacuerdo de las direcciones nacionales también incluye Salamanca y las diputaciones de Burgos y Segovia

ValladolidActualizado:

Fumata blanca, o al menos, gris. Partido Popular y Ciudadanos cerraron ayer un principio de acuerdo para el reparto de poder en Castilla y León. Con cesiones de uno y otro y también réditos para ambas formaciones, tal y como acordaron ayer a última hora de la tarde las direcciones nacionales de sendos partidos en Madrid, la capital también en el punto de mira de unas negociaciones en bloque que incluyen Castilla y León, Madrid y Murcia.

El gobierno de la Comunidad seguirá en manos de los populares y Alfonso Fernández Mañueco será el presidente de la Junta a cambio de que Cs cogobierne con el PP en varias de las principales alcaldías con la formación naranja, así como algunas diputaciones. Desde el PP se aclaró que «no hay nada cerrado» y se está pendiente de confirmar los términos sobre la gobernabilidad de los ayuntamientos de Burgos, Palencia y Salamanca, así como las diputaciones de Burgos y Segovia.

El órdago lanzado por Cs para que el que PP siga al frente del Ejecutivo autonómico pasaría por ganar poder en estas instituciones. Aunque desde la dirección regional del PP insistieron ayer en que «aún no hay nada cerrado» y desde Cs hablaron de «preacuerdo», sin detallar sus términos. Se trataría de gobiernos conjuntos entre ambas formaciones con alcaldes y vicealcaldes, aunque está por definir el reparto de poder.

Este principio de entendimiento allana el camino para que el popular Alfonso Fernández Mañueco sea el próximo presidente de la Junta, tomando el relevo del también popular Juan Vicente Herrera y haciendo valer que el PP logró 29 escaños frente a los 12 del bloque de Ciudadanos liderado por Francisco Igea, que pide entrar en el Gobierno como vicepresidente. Además, Cs ha exigido una presencia igualitaria de ambas formaciones en ese ejecutivo que, de acuerdo a la ley aprobada la pasada legislatura, no podrá tener más de nueve consejerías.

El preacuerdo se precipitó ayer a nivel nacional después de los pasos dados esta semana en Castilla y León. Tras un fin de semana en el que el candidato de Ciudadanos a la Presidencia de la Junta, Francisco Igea, metió presión y acrecentó sus «dudas» sobre la voluntad del PP de aceptar sus exigencias «sine qua non» en regeneración política, el «sí» de Mañueco a todas ellas abrió de nuevo las vías de negociación. Y en Madrid se han encargado de imprimir velocidad de crucero a cerrar ese principio de acuerdo, en el que también ha pesado el reparto de poder en la Comunidad de Madrid y, especialmente, en el Ayuntamiento de la capital.

Aunque ayer no trascendieron más detalles del preacuerdo, no implica únicamente la Presidencia de la Junta de Castilla y León, que quedaría en manos de los populares. También supone que Ciudadanos ganaría peso en tres ayuntamientos de otras tantas capitales. En Salamanca, el popular Carlos García Carbayo ya había ofrecido a Cs entre en el gobierno municipal. Burgos y Palencia son las otras escogidas teniendo en cuenta los resultados del pasado 26 de mayo y también las exigencias de Cs. Si bien la formación naranja cedió a que ya no imponía de inicio el límite de ocho años a nivel municipal para poder pactar con el PP, dejó claro que no apoyaría ni al burgalés Javier Lacalle ni al palentino Alfonso Polanco para continuar en sus cargos, por haber cumplido ese tiempo.

Vicealcaldes

Es más, ayer el candidato de Cs en Burgos, Vicente Marañón, ya había avanzando por la mañana que estaban pendientes de la decisión a nivel nacional y lanzó la advertencia de que Lacalle «no» iba a ser alcalde y que debe centrarse en ser senador. Es más, «se pueden abrir escenarios inéditos hasta ahora», reconoció. Y que él pueda hacerse con el bastón de mando es una opción que cobra fuerza. Ciudadanos logró cinco concejales el pasado 26 de mayo, que sumados a los 7 del PP y el apoyo de los dos de Vox, con quien ayer comenzaron las conversaciones, darían la mayoría absoluta. También en Palencia se requiere un entendimiento a tres, sumando los nueve ediles del PP con los tres de Cs y los dos de Vox para que el candidato de la formación naranja, Mario Simón, se convierta en el próximo alcalde.

En el ámbito municipal, ese preacuerdo también incluye que Cs gane poder institucional en varias diputaciones. En principio, habría cogobierno en las diputaciones y de Burgos y Segovia, donde el PP ha perdido la mayoría absoluta.

Desde Cs, que confirmaron ese «preacuerdo», recordaron que un comité nacional de pactos está al frente para dar el visto bueno a todos los acuerdos pendientes. Y señalaron que en las negociaciones que comenzaron hace justo hace una semana «han ido fructificando avances considerables en los últimos días». De hecho, tras el «sí» de Mañueco este lunes a las medidas de regeneración política -sobre todo para la limitación de mandatos- impuestas por Igea, los acuerdos han cogido más velocidad. De hecho, ya el mismo martes, ambos partidos dieron por superado el debate en esa cuestión que, en principio, podría suponer un escollo y avanzando en negociación y acuerdos en programa.