Cristina Bayón, en su explotación de ovejas en Bayón (León)
Cristina Bayón, en su explotación de ovejas en Bayón (León) - ABC
Economía

Los ganaderos de ovino piden a la Junta que medie para pactar precios y frenar la crisis

Desde julio de 2015 han dejado la actividad más de 300 productores

ValladolidActualizado:

Los ganaderos de ovino de leche de la Comunidad vuelven a estar en pie de guerra. No es la primera vez que el sector pide ayuda ante la caída de los precios, una situación que les conduce irremediablemente a la crisis y, consecuentemente, al abandono de las explotaciones. De hecho, desde que arrancó el nuevo siglo el número de productores no ha dejado de bajar y, lo que es peor, la tendencia se mantiene, de forma que si en 2015 había en la Comunidad 2.561 ganaderos de ovino de leche, en julio de este año se contabilizaban 315 menos, una cifra que se traduce en que el peso de la región en el conjunto nacional también cae al pasar del 62,3 por ciento al 59,5. Sin embargo, la producción de leche de oveja se ha incrementado, precisamente por las inversiones realizadas por los ganaderos para aumentar su productividad, así que en el último año se alcanzaron los 297 millones de litros, mientras que entre 2015 y 2016 fueron 286.

Pero son los bajos precios los que están dando al traste con la rentabilidad de las explotaciones y así lo advierten las organizaciones agrarias que reclaman un gran acuerdo entre productores, distribución e industria para que la cantidad a la que se pague el litro de leche no esté por debajo de los costes de producción. Se trata de una reivindicación histórica que ya se puso sobre la mesa en otras crisis del sector, en 2008 y 2012, pero que, a día de hoy, no ha ido más allá de conseguir que se firmen contratos para la entrega de leche por un año para al menos dar así cierta estabilidad.

Contratos anuales

En el sector alerta de que de nada sirven los contratos anuales si el precio es bajo, por debajo de los costes de producción y «abusivos», según el presidente regional de Asaja, Donaciano Dujo. De hecho, en 2015 el productor de Castilla y León recibía 0,90 céntimos por cada litro de leche y hoy la media en 2018 es de 0,72. Curiosamente, la media nacional es de 0,77 y en Castilla-La Mancha está en 0,85.

Dujo se pregunta cómo es posible que con las mejores explotaciones y teniendo en la Comunidad a las mayores industrias el litro de leche esté hasta quince céntimos por debajo de otras comunidades. «Nos estamos arruinando trabajando», denuncia. Por eso, el responsable de Asaja pide una actuación conjunta del sector cooperativo, organizaciones de productores, Consejería de Agricultura y organizaciones agrarias para «enseñar los dientes a la industria y a la distribución para que dejen de ganar tanto y repartan los beneficios con los ganaderos que son los artífices de este producto».

El responsable de la UCCL, Jesús Manuel González Palacín, también califica de «dramática» la situación, lo que ha llevado a que en 2017 un diez por ciento de los ganaderos tuvieran que cerrar su explotación. «Este año llevamos el mismo camino y si la situación se prolonga en 2019 un 30 por ciento de las explotaciones no van a poder aguantar unos precios que han provocado pérdidas de 80 millones de euros en los tres últimos años». Palacín insiste en que la Junta tiene que tutelar un gran acuerdo para salvar al sector, en que no vale con los contratos para un año y recuerda que cinco grandes industrias compran más del 60 por ciento de leche que se produce en la Comunidad.