Sánchez Cabrera, en la jornada electoral del 26 de mayo
Sánchez Cabrera, en la jornada electoral del 26 de mayo - ICAL

¿Cómo les fue a los que cambiaron de chaqueta?

El triunfo del expopular Sánchez Cabrera, ahora en las filas de Por Ávila, es un ejemplo de tirón bajo unas nuevas siglas

ISABEL JIMENO
VALLADOLIDActualizado:

Cambiar de chaqueta es arriesgado. Si toda la vida uno está acostumbrado a un «modelo», hacerse a las medidas, hechuras y estilo de otro no siempre puede sentar bien, aunque también puede dar como resultado una imagen «más atractiva». Y en política, lo mismo. A tenor del resultado de las elecciones, no a todos los candidatos que pasaron de un partido a otro -y aquí hacemos un repaso por algunos de ellos- les ha ido igual en la cita con las urnas. Algunos han logrado buenos resultado, hay a quienes no les han acompañado e incluso nuevos modelos que han triunfado en la «pasarela electoral» con su recién estrenado «blazer».

Entre estos últimos, el caso más llamativo, el de Jesús Manuel Sánchez Cabrera. Quien hasta marzo fue presidente de la Diputación de Ávila bajo las siglas del PP -partido al que llevaba afiliado desde los 18 años- se enfundó el traje a medida confeccionado por sastres de su confianza y con tejido de la tierra. Y el «look» diseñado parece que ha resultado muy atractivo e incluso sorprendido con sus resultados a los propios diseñadores de la marca Por Ávila.

El nuevo partido ha sido el triunfador en Ávila capital, ha logrado también implantarse en la provincia y dado la sorpresa incluso a nivel autonómico. Tras 28 años de victorias populares, quien durante casi dos decenios formó parte de esa disciplina hasta hace tan sólo unos meses ha sido el encargado de arrebatar la victoria al PP. Y lo ha hecho de manera contundente. Cierto es que la candidatura de Por Ávila no ha conseguido la mayoría absoluta y con sus once concejales se queda a dos, pero casi duplica en actas a populares y socialistas.

Hasta ahora alcalde de Tiñosillos, Jesús Manuel Sánchez Cabrera da el doble salto y cae más que de pie. De ser candidato de su pueblo a debutar en una capital, y de haber concurrido siempre por el PP a hacerlo con las siglas a estrenar de Por Ávila. Una apuesta que ha triunfado, por lo que está llamado a coger desde el próximo 15 de junio el bastón de mando de la capital amurallada tras recibir el apoyo de algo más del 35 por ciento de los electores.

Y no sólo eso, a nivel municipal en el conjunto de la provincia, Por Ávila ha amarrado diez mayorías absolutas y otras tres relativas, incluida la de la capital. En total, 80 concejales en su debut en unas elecciones, siendo la tercera fuerza más respaldada -14.614 sufragios-, aunque lejos de PP y PSOE, pero muy por delante de Ciudadanos -5.806-. Acapara casi el 15 por ciento de las papeletas computadas. Un respaldo que se ha traducido en cuatro de los 25 escaños en la Diputación de Ávila, aupándose como el tercer partido tras populares (12) y socialistas (8).

El «tirón» de Por Ávila también llega a las Cortes de Castilla y León. La coincidencia de las elecciones municipales y autonómicas ha impulsado la marca. Pese a presentarse únicamente en la circunscripción abulense logra colarse en el Parlamento. Su cabeza de lista Pedro Pascual ha conseguido acta para sentarse en el hemiciclo que se constituirá el próximo 21 de junio. También a él le ha dado resultados el cambio de chaqueta. Médico de profesión y presidente del Real Ávila Club de Fútbol, Pedro Pascual saltó de «suplente» en una lista autonómica -en 2015 fue quinto en la del PP, aunque no logró acta- a ser titular enfundándose la camiseta de Por Ávila. Y lo ha hecho con gol por la escuadra y tanto para su nueva formación

El de Jesús Manuel Sánchez Cabrera y Pedro Pascual es el caso de triunfo más claro con el cambio de chaqueta, pues no todos pueden cantar victoria de la misma manera. Un triunfo amargo puede ser el de Antonio Pardo. Quien llegara a ser presidente de la Diputación de Soria con las siglas del PP y alcalde de su localidad, El Burgo de Osma, también por este partido durante 20 años, regresó a la primera línea de la vida política de nuevo como candidato en la villa episcopal. Eso sí, bajo otras y siglas y tras fuertes discrepancias con la que había sido su formación de toda la vida, que intentó incluso presidir sin éxito.

PPSO (Plataforma del Pueblo Soriano), la marca elegida. Y Pardo ha demostrado de nuevo su tirón, logrando para este partido de ámbito provincial ser la fuerza más votada, con el 43,15 por ciento de los apoyos y cinco de los once concejales. Se ha quedado, por tanto, a uno de la mayoría absoluta, mientras PSOE y PP se reparten cuatro y dos ediles, respectivamente. Un posible acuerdo de estas dos formaciones podría impedir a Pardo regresar al sillón de la Alcaldía. La irrupción de PPSO con Pardo como cabeza de cartel ha hecho especial mella al PP, que ha pasado de ser el más respaldado en 2015, consiguiendo incluso la mayoría absoluta con más de las papeletas con el símbolo de la gaviota, al tercer puesto.

Peor suerte ha corrido su entonces y ahora compañero de filas y uno de los impulsores de PPSO, José Antonio de Miguel Nieto. Un partido «Guadiana» que debutó con cierto éxito en 2011, se ocultó en los comicios de 2015 para integrarse en Ciudadanos y ha vuelto a emerger para los de 2019 después de haber sido expulsados de la disciplina naranja en 2016 por su defensa de la Diputación. De Miguel Nieto ha vuelto a probar suerte para ser alcalde de Almazán, pero los vecinos no han respaldado su cuarto cambio de chaqueta. El PSOE ha logrado la mayoría absoluta en esta localidad soriana, seguido por PPSO, pero sumando menos concejales que hace cuatro años bajo las siglas de Cs. El PP vuelve a ser el gran perjudicado de esta escisión de sus propias filas.

También bajo estas siglas se presentó sin éxito en forma de escaño la que fuera vicepresidenta de la Junta de Castilla y León y popular María Jesús Ruiz. Fue la octava candidata con más apoyos en la provincia y ni siquiera en su pueblo, Ágreda, logró el primer puesto.

Pese a este éxito dispar, este partido nutrido sobre todo de ex del PP se ha colocado como tercera fuerza en las municipales, con algo menos de diez de cada cien votos en la provincia de Soria. Trece mayorías absolutas, tres relativas y 74 concejales en total que se traducen también en tres diputados provinciales de los 25 que integran la Corporación. También ha concurrido a las autonómicas, aunque no ha logrado representación en el Parlamento regional.

Bien para sus intereses personales, pero mal para el que un día fue su partido ha sido el resultado en las municipales para Charo Chávez. Fue cabeza de cartel en 2015 y portavoz durante la pasada legislatura de Sí se Puede Valladolid, la marca blanca de Podemos a orillas del Pisuerga. Y antes de acabar el mandato, fue fichada por el socialista Óscar Puente como número cuatro en su lista. Charo Chávez repetirá como edil, y con el equipo de Gobierno socialista, el partido más respaldado, pero no verá en el salón de plenos a quienes fueron sus compañeros de filas, pues Podemos no ha logrado entrar.

Entre quienes también han cosechado un éxito a medias, José Manuel Barrio, el alcalde en funciones de Arroyo de la Encomienda. Ha pasado de IPAE a encabezar la lista del PP, tras unos años de desavenencias internas en el seno de la formación independiente local en la que participó como fundador. Cierto es que el PP ha logrado subir en apoyos en este municipio del alfoz de Valladolid, pasando de ser la cuarta a la segunda fuerza más votada y de dos a cuatro concejales, pero no ha podido con quien fue su partido. IPEA es el primero, pero sin mayoría absoluta, lo que pone sobre la mesa la posibilidad de pacto incluso entre Barrio y quienes fueron sus compañeros, aunque las relaciones están más que tensadas.

Un pacto similar podría darse en Medina del Campo. En el municipio vallisoletano, la elección de Guzmán Gómez como candidato del PP llevó a varios de sus ediles a la salida de sus filas y la formación de un nuevo partido. Con Olga Mohino al frente, Medina Primero ha logrado cuatro concejales. Tercer partido más votado, a un escaño del PSOE hasta ahora al frente del gobierno municipal. El PP se ha situado primero, con ocho, pero sin mayoría, lo que pone sobre la mesa un posible acuerdo entre el PP y quienes un día fueron sus concejales.

Fracasos

Peor le han resultado las cosas a Manuel Fuente. Al frente de la lista de Ahora Decide Zamora no ha conseguido volver a sentarse en el Ayuntamiento de la capital del Duero en el que ya estuvo como candidato del PSOE, partido al que ya no pertenece, por el que fue también procurador en las Cortes de Castilla y León dos legislaturas y del que incluso ha renegado.

Y sí ha cumplido sus objetivos de lograr acta, en este caso en el Parlamento Europeo, la vallisoletana Soraya Rodríguez. Tras salir con un portazo del PSOE, fichó por Ciudadanos, y su buena posición en la lista encabezada por Luis Garicano permitirá volver a Bruselas a quien fuera incluso portavoz del Grupo Socialista en el Congreso. Y el fracaso más sonado, el de Silvia Clemente. Su espantada del PP tenía tras de sí intento de aterrizaje como candidata de Cs a las Cortes, pero el pucherazo a su favor detectado en las primarias apeó a la carrera a quien fuera presidenta de las Cortes y consejera de varias carteras, apartando -por el momento- de la primera línea política a la segoviana.