Piezas halladas en una nave de la urbanización de San Marcos, en El Viso de San Juan
Piezas halladas en una nave de la urbanización de San Marcos, en El Viso de San Juan - Policía Local

El desahucio de un chalé okupado, detrás del arresto de una banda de ladrones

La Guardia Civil detiene a siete delincuentes por el robo de 54 vehículos en Toledo y en Madrid

Desguazaban los vehículos en talleres clandestinos para dales salida enteros o por piezas

ToledoActualizado:

La ejecución de un desahucio en un chalé okupado de El Viso de San Juan (Toledo) ha permitido la desarticulación de un grupo criminal que se había especializado en la sustracción y el desguace de vehículos. En total, la Guardia Civil ha detenido a siete hombres, a los que se les acusa del robo de 54 automóviles en varias localidades de la provincia de Toledo y de la Comunidad de Madrid. A más de 800.000 euros asciende el valor de los vehículos sustraídos por esta organización.

La Guardia Civil de Illescas ya trabajaba en esta operación, denominada «Fusao», cuando hubo un golpe de suerte en la investigación. Un día de finales de febrero, dos agentes de la Policía local mancomunada de El Viso de San Juan y de Cedillo del Condado acompañaron al secretario del partido Juzgado de Paz de Yuncos para ejecutar un desahucio en un chalé de la urbanización San Marcos. La vivienda, situada en la calle Manducha, estaba ocupada por un español y tres polacos.

Los policías observaron que en una pequeña nave aledaña había vehículos desguazados, por lo que inspeccionaron determinadas piezas. La Guardia Civil les confirmó que algunas eran de automóviles que habían sido denunciados como robados, con lo que los policías esperaron la llegada de refuerzos. Guardias del puesto de Illescas se personaron en la nave, que en realidad era utilizada como un taller clandestino, y procedieron a la detención de los cuatro okupas.

En Ugena también

Ese mismo día, la Guardia Civil practicó otros tres arrestos en la urbanización Torrejoncillo de los Higos, en Ugena, a veinte kilómetros de la urbanización San Marcos. La Policía local de Ugena colaboró también en el registro que se practicó en otro chalé donde el grupo criminal despiezaba vehículos robados.

La Guardia Civil ya tenía información, facilitada unos días antes por la Policía local de Ugena, sobre los hombres que okupaban un chalé grande en la calle Frambuesa de la urbanización Torrejoncillo de los Higos, situada a tres kilómetros del centro urbano. El trasiego de personas había levantado las sospechas de los agentes, que estaban convencidos de que en esa vivienda guardaban los rollos de césped artificial y varias plantas ornamentales que habían sido sustraídas de un parque en la calle de la Vereda de San José.

Sin embargo, los policías optaron por estar solo vigilantes hasta que la Guardia Civil decidiese actuar. El día del registro en el chalé, los investigadores hallaron piezas de vehículos desguazados en el patio y también dentro de la vivienda. Y los policías locales confirmaron sus sospechas: los rollos de césped artificial y la plantas ornamentales estaban dentro de la finca.

Los siete detenidos son de distintas nacionalidades, tienen entre 39 y 63 años y son autores de 59 delitos, la gran mayoría (54) por el robo de vehículos de una misma marca y con una antigüedad inferior a cinco años. Estos automóviles eran desguazados o «maquillados» (pintados, troquelados los números de bastidor o falsificación de los documentos) para darles salida enteros o por piezas.

El resto de delitos que se les imputa son de pertenencia a un grupo criminal, dos delitos de ocupación de bienes inmuebles, un delito de falsedad documental y otro de usurpación de la identidad, según ha informado la Guardia Civil este miércoles.

«Dormir» en la calle

La operación «Fusao» se inició cuando la Guardia Civil de Illescas detectó un incremento de los delitos de sustracción de vehículos en localidades de la comarca toledana de La Sagra.

El grupo estaba «altamente especializado» y tenía una estructura muy definida, de manera que en una sección había dos o tres delincuentes entendidos en la apertura y la sustracción de los vehículos, que estacionaban durante varios días en distintas calles. Los dejaban «dormir» hasta asegurarse de que no había localizado por los cuerpos y seguridad del Estado.

Otros miembros hacían el trabajo en los talleres, «maquillando» los vehículos y modificando su número de bastidor, placas de matrícula y documentación para venderlos a menor precio que en el mercado legal. También los desguazaban para vender las piezas.

De los siete detenidos, cuatro están relacionados con otra operación llevada a cabo por la Guardia Civil en marzo de 2018 por el mismo tipo de delitos (la operación «Fuxión»).

La Guardia Civil ha esclarecido 54 delitos de sustracción de vehículos, lo que habría generado un perjuicio de más de 800.000 euros a sus propietarios. También ha intervenido una gran cantidad de herramientas, una máquina de diagnosis utilizadas para ocultar los números de bastidor y cinco vehículos. Para esta operación, los investigadores han contado con la colaboración de un perito judicial especialista del Centro de Recuperación de Vehículos de Zaragoza.

Los robos fueron cometidos en las localidades toledanas de Esquivias, Bargas, Illescas, Ugena, Yuncos, Pantoja, Palomeque, Seseña, El Viso de San Juan y Numancia de la Sagra. También en las madrileñas de Torrejón de la Calzada, Majadahonda, Fuenlabrada, Parla, Móstoles, San Fernando de Henares, Leganés, Getafe, Torrejón de Ardoz y Madrid capital.

Los siete detenidos han pasado a disposición del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Illescas, aunque no ha trascendido la decisión judicial..