El actor tiene colgada esta fotografía en un perfil público suyo
El actor tiene colgada esta fotografía en un perfil público suyo - Vibuk

Secuestro exprés en Mora: un restaurador de muebles, un carnicero y un actor, los presuntos autores

Dos de ellos han sido puestos en libertad con cargos y el tercero declarará ante la juez próximamente

El supuesto autor intelectual, padre de otro de los arrestados, está relacionado con la caza furtiva

Toledo Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

«No quiero hacer declaraciones», responde por teléfono el hombre de 37 años que fue víctima de un secuestro exprés en Mora (Toledo) el pasado 10 de noviembre, sábado. El rapto no se conoció hasta este jueves, cuando la Guardia Civil difundió, una vez esclarecido el caso, la detención de los tres presuntos autores. Se trata de un restaurador de muebles y cazador furtivo; su único hijo, modelo y actor en series de televisión, y un carnicero, según ha confirmado ABC. Todos, sin embargo, están en libertad.

La víctima trabaja en una gestoría del pueblo y aquel segundo sábado de noviembre los captores, pertrechados con armas de fuego, consiguieron engañar al hombre citándolo por teléfono para ver un terreno en venta. Al ser tres contra uno, lograron fácilmente amordazarlo con cinta adhesiva de embalar y le taparon la cabeza con una bolsa. Lo llevaron maniatado con bridas a un olivar en un coche, lo ataron a una oliva y lo golpearon con mucha violencia.

Al padre de la víctima le exigieron por teléfono que reuniera 300.000 euros en solo 20 minutos, si quería ver vivo a su hijo. Los captores, aparentemente principiantes, estaban convencidos de que el progenitor podría tener o reunir esa cantidad ingente en poco tiempo, ya que se encargaba del estudio de préstamos y siniestros para Liberbank. Pero se trataba de un elevadísimo rescate para una familia que no disponía de ese dinero en efectivo.

Llamaron varias veces al padre. Incluso las negociaciones de los secuestradores con el progenitor continuaron mientras éste formulaba la denuncia en el puesto de la Guardia Civil de Mora, donde los agentes pensaron en un ajuste de cuentas como la primera hipótesis de trabajo. Pero, en realidad, la víctima no conocía a sus captores.

Ante la imposibilidad de cobrar el rescate, los secuestradores terminaron por soltar al hombre, malherido, en un paso subterráneo de la carretera de circunvalación de este pueblo de unos 10.000 habitantes. Sin embargo, le escribieron una carta, días más tarde, en la que le amenazaban con secuestrarlo de nuevo si no pagaba 300.000 euros.

Con la operación Seda, la Guardia Civil de Toledo ha esclarecido el caso este mes de abril, después de 120 días de trabajo, y ha detenido a los tres presuntos autores. Todos son españoles —dos de ellos, padre e hijo—, uno vive en la misma localidad de la víctima y los otros dos, a menos de 40 kilómetros.

Sin embargo, los tres están en la calle. Aunque la Guardia Civil aseguró el jueves que los arrestados habían pasado a disposición judicial, el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Castilla-La Mancha ha indicado a ABC que solo dos ellos han cumplido con ese trámite de momento. Fue el 5 de abril en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número de Orgaz, que estaba de guardia ese día. La juez Julia Sabando les tomó declaración y decretó la puesta en libertad provisional de los dos detenidos, a los que imputa la presunta autoría del secuestro. La magistrada estableció como medida cautelar para ambos una orden de alejamiento con respecto a la víctima, aunque fuentes del TSJ no precisaron la distancia.

El tercer investigado no ha sido puesto a disposición judicial aún y declarará próximamente en el juzgado número 2 de Orgaz, que instruye el caso, según esas mismas fuentes. Hubo un cuarto detenido, rumano, pero la Guardia Civil lo puso en libertad tras verificar que no tenía relación con el secuestro.

«Ironman» en Lanzarote

El restaurador de mueble, de 55 años, sería el autor intelectual del rapto. Miembro de una familia muy conocida en Mora, localidad donde reside, el presunto cabecilla está relacionado con la caza furtiva y practica deporte. El pasado año, seis meses antes del secuestro, acabó el triatlón «Ironman» de Lanzarote, una exigente prueba en la que invirtió 14 horas y 39 minutos para acabarla. A algunos de sus vecinos les llama la atención el «tren de vida que lleva» con un trabajo como el de restaurador de muebles.

Su único hijo, que fue el último en ser detenido, es modelo y actor en series de televisión, como «Estoy vivo», según cuenta en Facebook. «Seas lo que seas... que seas el mejor? Sé el mejor en todo... Y punto!», es la frase con la que este joven de 27 años, arrestado en la ciudad de Toledo, encabeza su cuenta de Twitter.

Un carnicero de Cobisa, de 38 años, es el que cierra el círculo de los presuntos autores del rapto. Por su profesión, le conocen bien en pueblos cercanos como Burguillos y Nambroca. No así en Cobisa, donde no tiene carnicería y solo va a dormir. En su domicilio y en otro de Mora (el del restaurador de muebles), los investigadores hallaron diez armas largas y un arma corta, para cuyo uso tienen licencia, a excepción de una de ellas. Además, guardaban prendas de vestir y material relacionado con el secuestro. Por eso un vecino se pregunta: «Si no son detenidos, ¿lo habrían vuelto a intentar?».