Jesús Hijosa es alcalde desde hace 20 años. «En un pueblo pequeño no influyen las obras, ni los toros», dice
Jesús Hijosa es alcalde desde hace 20 años. «En un pueblo pequeño no influyen las obras, ni los toros», dice - Ayto.

Jesús Hijosa: «En Villaseca no hay el mangoneo de los taurinos»

En una entrevista con ABC, el alcalde defiende que el Ayuntamiento organice los festejos sin intermediarios para que no se pierda «la verdad, seriedad y pureza»

Actualizado:

En Villaseca de la Sagra hay toros todo el año. Cuando no están físicamente en la plaza o corriendo por la calle, están en el pensamiento de sus vecinos. El Ayuntamiento, dirigido desde hace 20 años por Jesús Hijosa, procura que estén entretenidos: el viernes se anunciaron las ganaderías del «Alfarero de Oro», esta semana se celebran sus jornadas taurinas y después, con la primavera, será el turno del «Alfarero de Plata».

Este año las jornadas dedican un día a aficionados de pueblos franceses. A mí me da la sensación de que Villaseca está más próximo a cómo se hacen las cosas en Francia que en España...

Sí, tiene razón. Villaseca es un punto y aparte en España en cuanto a la forma de organizar los festejos. ¿Por qué? La mayoría de los ayuntamientos cede la gestión a un empresario, al igual que las grandes ferias. Aquí lo organiza una comisión, como se hace en Francia. El objetivo es que no haya intermediarios y esa figura del taurino, que muchas veces desvirtúa la verdad, la seriedad y la pureza de la fiesta. En Villaseca no hay el mangoneo de los taurinos, donde siempre se busca el acomodamiento de los toreros o que la novillada no vaya íntegra. Creo que cuanta menos gente intervenga, mejor para todos.

Estamos en invierno y Villaseca, como todos los años, bulle de actividad taurina. Lo cual no ocurre en casi nungún lado. ¿Qué le falta al mundo de los toros? ¿Promoción, comunicación, más trabajo, nuevas ideas?

Falta ilusión, ganas de trabajar y afición. Yo hablo de La Sagra, que es mi comarca, donde últimamente, si te arrimas a los toros, te da alergia; entonces mucha gente se ha desvinculado porque parece que pierdes votos. Se están perdiendo muchos valores e identificarnos con algo que es nuestro. Por ejemplo, criticamos el mundo de los toros y celebramos Halloween. O vemos todos los días en televisión películas de monstruos que disparan y matan, y eso a los niños no les afecta. Nos imponen modas y, sin embargo, la cultura quizá más importante que ha tenido este país la abandonamos porque la corriente no viene a favor.

Una de las nuevas ideas que ha surgido en los toros ha sido el famoso bombo de Simón Casas. ¿Qué le parece? ¿Lo ve extrapolable a Villaseca?

Esto no lo ha puesto de moda Simón Casas. En Villaseca, desde que se hace el «Alfarero de Plata», siempre se sortean los 25 chavales con las cinco ganaderías. En el «Alfarero de Oro» no sucede porque los novilleros se van acoplando a los diferentes encastes. El problema es que las figuras siempre quieren ir con las mismas ganaderías. Y mucha gente ha dejado de ir a los toros porque se ha perdido la emoción y, con ello, el interés. A lo mejor lo que interesa ver es a Roca Rey con los toros de Adolfo Martín, como va a ocurrir en el próximo San Isidro gracias al bombo; por eso me gusta. Todo lo que sea innovar y dar emoción está bien.

¿Los novilleros también exigen ciertas ganaderías en Villaseca e incluso alguno se ha negado a torear?

Sí, ha ocurrido, sí. Cuando alguno ha ido apoyado por un apoderado que se cree que tiene fuerza, pues no ha venido a Villaseca porque la novillada era dura o no le gustaba. También hay que decir que Villaseca sigue y esos novilleros, mal aconsejados por los apoderados, ya no están.

El año pasado Villaseca impulsó un foro con una docena de municipios de toda España para defender la viabilidad de las novilladas. ¿Qué se ha conseguido?

Nos reunimos con el Ministerio de Cultura, con la Seguridad Social, con varios estamentos, pero se ha prosperado poco porque ha habido un cambio de Gobierno y ahora vuelve a haber elecciones. Hacer viables las novilladas con o sin caballos es uno de los temas más importantes que hay ahora mismo; es un trabajo lento, pero creo que entre unos y otros lo pondremos en orden.

En los últimos meses ha aparecido VOX, que ha hecho bandera de su defensa de la caza y los toros. Usted, que es del PP, ¿cree que su partido se ha puesto de perfil con los toros?

Decir «ponerse de perfil» sería demasiado; creo que ha sido una pérdida de perfil. Hemos estado sin defenderlos porque parece que los toros no dan votos. Ha estado bien que Vox apueste por ellos porque es algo que representa a los españoles. No seamos demagogos y vayamos al sol que más calienta solo porque nos quitan los votos.

Usted es alcalde desde 1999. No sé si se va a presentar a la reelección, pero ¿cuánto de su éxito se lo debe a los toros?

Sí, me voy a volver a presentar. Creo que llevar tanto tiempo es un cómputo general de todo. En un pueblo pequeño no influyen las obras ni los toros. Lo más importante es ser sincero, ser uno mismo y tratar de ayudar a los vecinos, te hayan votado o no.