David López Cañadilla junto al director general de la ONCE, Ángel Sánchez
David López Cañadilla junto al director general de la ONCE, Ángel Sánchez - ABC

David López, mejor vendedor de la ONCE en Castilla-La Mancha

La organización reconoce el esfuerzo de este joven, que realiza la venta de productos de juego en Madridejos

ABC
ToledoActualizado:

David López Cañadillas ha sido seleccionado como el mejor vendedor de la ONCE del año 2016 en el ámbito de la Delegación Territorial de Castilla-La Mancha. Un galardón con el que la organización trata de reconocer anualmente el esfuerzo de los trabajadores dedicados a la venta de sus diferentes productos de juego.

En la actualidad, David López, vendedor con discapacidad visual, adscrito a la agencia de Alcázar de San Juan, desarrolla la venta de los diferentes productos de juego de la ONCE en el municipio de Madridejos. Realiza su labor desde el 30 de octubre de 2012. Es una amante de los deportes: fútbol sala, natación, running y baloncesto.

David, junto a los otros veintiún vendedores seleccionados de todos los puntos de España recibieron los correspondientes galardones, el pasado 3 de marzo, en el transcurso de una cena de gala celebrada en Madrid, en la que estuvieron acompañados por los máximos responsables de la Organización, entre ellos el presidente, Miguel Carballeda, y el director general, Ángel Sánchez.

Además de la gala, los premiados pudieron disfrutar de todo un fin de semana de convivencia y compañerismo, en el que hubo tiempo para una visita guiada por el Madrid «Del Vanguardismo del Siglo XXI al centro histórico de la ciudad»; asistencia a un espectáculo cultural; almuerzos y cenas de convivencia; y tiempo libre para su propio disfrute.

En Castilla-La Mancha, la ONCE cuenta en la actualidad con una red de 573 vendedores.

El lema elegido para la gala de los Mejores Vendedores de la ONCE del año 2016, en su décima edición, fue el de «Buena gente ONCE», como ya se hiciera en años anteriores, y transcurrió bajo los valores del talento, simpatía, solidaridad, ilusión, ingenio, cercanía y compromiso.

Estos son, precisamente, algunos de los valores que la ONCE tiene en cuenta a la hora de seleccionar a aquellos vendedores que han destacado a lo largo del año, además del propio desempeño de su trabajo, su actitud en el puesto, su grado de implicación en la vida institucional de la Organización y su compromiso con la labor social.