El pequeño Martin con su madre, Raquel, en la nueva sala
El pequeño Martin con su madre, Raquel, en la nueva sala - Á. Pérez Herrera

Prematuros: diez metros cuadrados para desahogarse

La asociación Apremde convierte un viejo archivo en una zona de descanso para padres en la planta de neonatos del hospital Virgen de la Salud de Toledo

ToledoActualizado:

Es una habitación de solo diez metros cuadrados, recién pintada de blanco inmaculado; con un frigorífico, un microondas y una pequeña sandwichera. También un sofá azul de dos plazas, una mesa baja de salón, otra plegable, cuatro sillas y una lámpara de lectura.

Desde este viernes, es el rinconcito que los padres tienen a su disposición en la planta de prematuros, la quinta, del viejo hospital Virgen de la Salud de Toledo. Ya no tendrán que comprar en las máquinas de comida y de bebidas, ni bajar hasta la cafetería, en la planta sótano, o caminar hasta los bares de los alrededores para tomar un tentempié o tomarse un café.

En lugar de llorar en el pasillo y a la vista de todo el mundo, como hasta ahora, desde este viernes los padres -y madres, por eso del lenguaje inclusivo- podrán desahogarse a gusto en esa habitación de blanco inmaculado, mientras sus pequeños retoños luchan por salir adelante en las incubadoras, casi 40, por donde pasan más de dos centenares de neonatos cada año. «Podrán estar cerquita de sus críos», resume Raquel Martín, presidenta de la Asociación de Prematuros (Apremde) de Toledo. Ella es madre de un neonato, Martin, que ya ha cumplido dos años y que se mueve como un rabo de lagartija sobre el suelo del pequeño habitáculo para el desahogo, el respiro, el descanso.

Apremde ha transformado un viejo archivo, cedido por el hospital, en un lugar para que los padres encuentren un área para aliviarse en medio de largas jornadas de espera e incertidumbre. «El hospital se está portando muy bien, nos están entendiendo porque remamos en la misma dirección», agradece Raquel, cuya asociación ha costeado el mobiliario.

La habitación se abre de par en par a los padres horas antes del Día Mundial de la Prematuridad, que se celebra este sábado. Apremde no dejará pasar la efeméride. Instalará un estand en la plaza de Zocodover de Toledo este sábado para dar a conocer su asociación y vender los productos que financian sus actividades: camisetas, el libro solidario prologado por el cocinero Pepe Rodríguez y calendarios con fotografías de niños neonatos que ya se han hecho mayorcitos, «para que la gente se dé cuenta de que de eso se sale, porque esos niños crecen y se desarrollan», aclara Raquel Martín.

También estarán a la venta unos collares hechos a mano y utilizados durante el periodo de lactancia, que las madres se ponen alrededor del cuello para estimular a sus hijos a partir de los 5 meses con el fin de que se agarren.

Una incubadora en la planta de prematuros
Una incubadora en la planta de prematuros - A. Pérez Herrera

Y el lunes Apremde seguirá insistiendo para que la Consejería de Educación, Cultura y Deportes de Castilla-La Mancha comience a escolarizar a los niños prematuros con su edad de desarrollo. « Mira a mi hijo. Es un bebé a sus 26 meses, tiene un desarrollo de un niño de 14 meses. No anda todavía y en septiembre tendrá que ir al colegio. ¿Tú crees que un bebé así puede ir al colegio?», pregunta Raquel Martín. «Queremos que respeten esos tiempos. Que retrasen un año la escolarización porque, si no, ese retraso lo arrastrarán luego más tiempo. Luchamos por la escolarización corregida, no cronológica», recalca.

En otras comunidades autónomas, como Aragón o Castilla y León, ya lo han logrado. «Si lo han conseguido allí, aquí lo vamos a lograr sí o sí», se envalentona la presidenta de Apremde. «Luchamos por una integración social acorde a su desarrollo y vamos a preparar un borrador para presentarlo en la Consejería de Educación», apostilla.

Puerta de entrada a la Unidad de neonatos
Puerta de entrada a la Unidad de neonatos - A. Pérez Herrera

Apremde tampoco se baja del carro para conseguir que la atención temprana para prematuros sea gratuita hasta los 6 años en Castilla-La Mancha. «Ya se aprobó en septiembre y estamos esperando a que se ponga en marcha. En la mayoría de las comunidades autónomas de España ya es gratuita hasta los 6 años», reclama Raquel Martín.

Aunque eso es otra historia. Ella estará este viernes en la habitación de blanco inmaculado de la planta de prematuros, en el viejo hospital Virgen de la Salud, para dar la bienvenida a los padres que busquen un lugar donde aliviarse.