El ministro Ábalos, el año pasado en la plaza de toros de Valencia
El ministro Ábalos, el año pasado en la plaza de toros de Valencia - Efe

Ábalos y Page defienden que los toros están al margen de la política

El presidente de Castilla-La Mancha arremete contra el líder del PP, Paco Núñez, por amparar su prohibición en Almansa

ToledoActualizado:

El ministro de Fomento, José Luis Ábalos, rectificó este martes en Toledo la «interpretación interesada» de lo que hace más o menos un mes dijo en un mitín respecto a los toros: «Tenemos una visión que no tiene por qué coincidir con esa casposa, de una España en la que todos tenemos que ser toreros y cazadores. Y lo dice alguien que lo puede decir, porque mi padre fue matador de toros».

Preguntado por este asunto, Ábalos reconoció que este tema «me ha dolido mucho», ya que negó que se metiera con los aficionados a los toros, sino «con la ultraderecha que quiere generar estereotipos, que quiere imponer la identidad». «Que nadie nos diga que para ser español hay que ser aficionado», añadió ayer Ábalos, quien cree que hacen un «flaco favor» a la fiesta de los toros los que quieren politizarla.

Respecto a su repetida presencia en las plazas, el ministro dijo que ha estado muchísimas veces y desveló que el año pasado fue a la madrileña de Las Ventas invitado por el ganadero Victorino Martín, precisamente para demostrar que «la tauromaquia no fuera patrimonio de ningún partido» y que hay aficionados de todas las ideologías.

Núñez, como Puigdemont

Por otro lado, en clave regional, el presidente del PP en Castilla-La Mancha, Paco Núñez, fue atacado por el PSOE porque en su pueblo, Almansa, hay una ordenanza de Medio Ambiente que prohíbe los toros. Se trata de una norma municipal aprobada por unanimidad en 2007 y que, en realidad, es un absurdo al no tener competencia los ayuntamientos para legislar sobre este tema.

Sin embargo, Núñez entró al trapo y se defendió asegurando que la ordenanza fue aprobada cuando los socialistas gobernaban con mayoría absoluta en Almansa y que él, como alcalde que fue entre 2011 y 2018, no la derogó por falta de tradición a los toros en el municipio. Almansa «no tiene plaza de toros y en el PP respetamos los gustos personales de los ciudadanos», añadió.

El presidente regional, el socialista Emiliano Garcia-Page, pidió al líder de la oposición «que no toree a la gente», ya que es «insultante que haya engañado» a los ciudadanos con este tema. Para Page, «el argumento» utilizado por Núñez, de falta de afición, para justificar la prohibición simbólica en Almansa es el mismo «que exhibió Puigdemont» y otros políticos catalanes en esta última comunidad autónoma.