Mieles de Nectarius de romero, tomillo y lavanda, la premiada
Mieles de Nectarius de romero, tomillo y lavanda, la premiada - Nectarius

Una miel de La Alcarria, entre las mejores del mundo

La miel de lavanda «Nectarius», de Cifuentes, ha logrado dos estrellas en el prestigioso concurso «Great Taste 2018»

GuadalajaraActualizado:

Javier Marigil se mueve por las parameras alcarreñas del Alto Tajo como los animales a los que cuida: las abejas. No es difícil encontrarle, cada dos por tres, en escarpados valles y montes de estas latitudes trasladando las colmenas de las que saldrá el producto que está lanzando a este apicultor guadalajareño al estrellato, pues de sus manos ha salido una miel que ha sido reconocida como una de las mejores del mundo en la variedad de lavanda, junto con una procedente de Francia y otra de Hungría.

Nectarius es el nombre de esta empresa, cuya producción ronda los 3.500 kilogramos anuales, que elabora miel de romero, tomillo, espliego y lavanda, la premiada. Elaborada en la localidad de Cifuentes bajo la Denominación de Origen La Alcarria, como todas las demás, la miel de lavanda ha obtenido dos estrellas en el prestigioso concurso de alimentación «Great Taste 2018», algo así como los «Óscar» del sector alimentario celebrados en Londres en agosto. «Recibir este reconocimiento supone mucha responsabilidad, máxime cuando estamos empezando, ya que ello nos indica que vamos por el buen camino», reconoce a ABC Javier Marigil.

El proceso de valoración de estos premios se ha desarrollado a lo largo de 65 días, con la participación de más de 500 jueces, entre los que se encuentran reconocidos chefs, restauradores, críticos gastronómicos, periodistas y expertos procedentes de distintos países. Un extenso jurado independiente que ha definido a la Nectarius de lavanda como «una bonita miel de oro, amarilla, transparente y con un ligero aroma fragante de flores y colmenas. Sugiere aromas de flor de naranjo, uva moscatel, flores silvestres y caña, mezcladas en armonía para crear una miel suave, deliciosa e inusual».

Javier Marigil, junto a su mujer, en la entrega de un premio Gran Selección
Javier Marigil, junto a su mujer, en la entrega de un premio Gran Selección

Lo de Javier Marigil ha sido llegar y besar el santo, como se suele decir, pues era la primera vez que Nectarius participaba en este prestigioso certamen. Una empresa que comenzó a elaborar sus mieles en 2013, y desde entonces se han estado formando para sacar el máximo partido a su producto. «Al igual que hay vinos de pago, nosotros queremos diferenciar nuestro producto, ya que nuestras mieles son muy diferentes en función del lugar donde se ubiquen las colmenas. Hay muchos matices y factores, como la floración y los parajes. Gracias a eso, ofrecemos mieles ecológicas crudas sin filtrar con todas sus propiedades organolépticas y terapéuticas», asegura.

El secreto del éxito

¿Y cuál es el secreto mejor guardado de esta miel y de las que se hacen en La Alcarria? Javier Marigil responde sin dudar: «Su suelo, un microclima particular y una variedad de flores silvestres que no existe en ningún otro lugar del mundo». Eso sí, a su juicio, también hay que hacer frente a una serie de enemigos que están dificultando mucho las cosas, como el cambio climático, los herbícidas y los pesticidas, algo que afecta a las floraciones.

Por eso, en Nectarius se emplean de manera ardua para ubicar sus colmenas en sitios remotos de las parameras alcarreñas del Alto Tajo, donde hay muy pocos o ningún cultivo, para evitar la contaminación de productos químicos. Según explica el responsable de la empresa, «aparte de la dureza y la dificultad de este trabajo, se requiere mucho tiempo, por lo que los costes de producción de una miel ecológica sean tan elevados».

De ahí que otro de los caballos de batalla a los que se enfrenta la apicultura es, tal y como reconoce , el desconocimiento del consumidor de lo que es una miel de calidad. «La gente, en general, cuando compra una miel en un supermercado, no se preocupa en saber su origen, cuando la mayoría vienen de China o de otros países donde los controles sanitarios y de calidad no son los mismos que en la Unión Europea». Es por ello que el responsable de Nectarius insiste a las administraciones públicas para que mejoren el etiquetado de este producto y así el cliente esté bien informado de lo que come.

Y es que la miel es uno de los productos naturales más saludables, algo de lo que Javier Marigil da fe, pues todas las mañanas no se salta su cucharada de miel con semillas de calabaza y nueces de La Alcarria. Por eso, aconseja su consumo del siguiente modo: «Es el único alimento que, junto a la canela, no tiene caducidad ni pierde sus propiedades organolépticas ni terapéuticas, si es cruda y sin filtrar». ¡Larga vida a las abejas y a la miel!