Suelta de un ejemplar de lince ibérico del programa Life+Iberlince - AFP / Vídeo: Nacen en España los tres primeros linces ibéricos del año

Life+Iberlince sigue adelante, pese a que la UE no financie el programa en 2019

La Comisión Europea no ha aprobado la cuarta edición de un proyecto que comenzó en el año 2002 y cuya tercera fase finalizó el pasado diciembre

ToledoActualizado:

Desde que en 2016 se produjo la primera reproducción de los linces reintroducidos por el proyecto Life+Iberlince en Castilla-La Mancha, en la región se han reintroducido un total de 84 ejemplares de lince ibérico y se han contabilizado más de un centenar de crías nacidas en libertad desde que se detectó la primera en ese año.

Una dinámica que no variará, a pesar de que hace justo una semana se supiera que los fondos de la Unión Europea no llegarán al programa Life+Iberlince, por primera vez en 17 años, después de que la Comisión Europea haya rechazado el cuarto proyecto de esta inciativa para esta especie que había redactado y presentado la Consejería de Medio Ambiente del anterior gobierno de la Junta, presidida por la socialista Susana Díaz.

La UE notificó la semana pasada su negativa a financiar la cuarta edición de un programa que comenzó en el año 2002 y cuya tercera fase finalizó el pasado diciembre. Según fuentes cercanas al proyecto, la negativa de Bruselas se debe a errores en el presupuesto en relación a las acciones propuestas dentro del documento presentado, en enero pasado, a la Comisión Europea.

En Castilla-La Mancha se muestran tranquilos por la continuidad de esta iniciativa, pero esperan que la cuestión se resuelva cuanto antes. De este modo, el consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, destacó esta semana, durante la entrega de los premios con motivo del Día del Medio Ambiente, las bondades del programa Life+Iberlince, «que tantos éxitos ha cosechado en los últimos años».

«Estoy muy orgulloso de ello porque nos comprometimos desde el inicio con ese proyecto, que es probablemente el más exitoso de España en cuanto a recuperación de una especie animal y su trabajo nos permite decir hoy que el lince ibérico está fuera de peligro, si seguimos haciendo las cosas bien», afirmó Martínez Arroyo.

El consejero quiso aclarar que «el programa Life+Iberlince va a tener, por supuesto, continuidad», a pesar de que todavía no se ha aprobado el segundo proyecto que une las poblaciones estables que hay de lince en la Península Ibérica a través de corredores ecológicos. Así, se mostró convencido de que la Comisión Europea aprobará definitivamente el trabajo que presente la Junta de Andalucía, que es quien tiene la tarea de coordinación de los 22 socios que lo conforman, entre los que está Castilla-La Mancha.

«Esperamos que dentro de un año Bruselas acepte el proyecto que coordina la Junta de Andalucía. Desde Castilla-La Mancha lamentamos la decisión de la Unión Europea, dado que es el proyecto de recuperación de una especie más exitoso del mundo, deseando que se reconsidere su postura. En esta comunidad el Gobierno autonómico se ha implicado mucho desde 2015, recuperando el tiempo perdido y haciendo posible que sea la región de España en la que más linces nacen en estado salvaje cada año», manifestó el titular de la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural.

Aun así, Martínez Arroyo aseguró que el Gobierno de Castilla-La Mancha continuará trabajando en el mantenimiento de las poblaciones asentadas en la región de lince ibérico y su seguimiento, como se venía haciendo hasta este momento con fondos propios, en las dos áreas potenciales: Montes de Toledo y Sierra Morena Oriental. Además, al igual que en años anteriores, en la región se procederá a las sueltas de nuevos ejemplares procedentes de centros de cría en 2020 para seguir fortaleciendo la población en Castilla-La Mancha.

El presidente García-Page y el consejero Francisco Martínez Arroyo, en una suelta de lince
El presidente García-Page y el consejero Francisco Martínez Arroyo, en una suelta de lince - JCCM

Además, el Ejecutivo autonómico desarrollará un esfuerzo en la protección de esta especie que ha conseguido salvarse del peligro extremo de extinción a ser una especie de la que ya existen más de 600 ejemplares en España. Castilla-La Mancha cuenta con una población estable de lince ibérico en su territorio de más de 150 ejemplares, algo que, unido a la existencia de 26 hembras territoriales, refleja la consolidación de las poblaciones de esta especie.

Otro de los 22 socios de esta iniciativa es la organización ecologista WWF-Adena, cuyo responsable del programa de especies, Luis Suárez, aclaró a ABC que no es que se deje de financiar el trabajo Life+Iberlince, sino que lo que ha pasado es que la Comisión Europea no ha seleccionado el nuevo proyecto que se ha presentado en 2019.

«Muy mal acostumbrados»

«Estamos muy mal acostumbrados, ya que cada vez que hemos presentado el proyecto se había aceptado a la primera. Era el cuarto que presentábamos y, esta vez, no ha sido posible. Hemos puesto el listón muy alto y no es normal que a una misma especie se le dé financiación en cuatro ocasiones consecutivas», explicó el responsable de WWF-Adena.

«Esta vez no hemos sabido de convencer a la Comisión Europea para que apruebe y financie nuestro trabajo porque entiende que hay proyectos mejores», señaló Suárez, quien explica que ahora lo que van a hacer los 22 socios del Life+Iberlince es trabajar de cara a la nueva convocatoria, que ya está abierta y hay un plazo muy corto de tiempo para conseguir que acepten, de nuevo, la iniciativa, «mejorándola en la medida de lo posible, porque yo considero que ya era muy buena», apuntó.

Cada año se convocan estos programas europeos de ayudas para la recuperación de especies y la nueva convocatoria ya está abierta y, antes del 19 de junio, todos los interesados deben presentar, en un primer momento, un resumen ejecutivo más el presupuesto. Y, en una segunda fase, los primeros seleccionados tendrían que presentar en enero de 2020 el proyecto completo.

Avalado por los 22 socios y liderado por la hoy Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Sostenible de Andalucía, el último proyecto Life+Iberlince, como los anteriores, que se ha rechazado en 2019 preveía una inversión cercana a los 27 millones de euros para cinco años a repartir entre todos, de los que la Unión Europea debía haber puesto entre el 60 y el 75%. El resto correría a cargo de los socios, entre los que se incluyen otras comunidades, como Castilla La Mancha y Extremadura, Portugal y organizaciones conservacionistas como WWF-Adena, además del colectivo de cazadores.

«Teniendo en cuenta que en el proyecto anterior de Life+Iberlince, en la convocatoria que iba de 2011 a 2016, se obtuvo el mayor presupuesto que la UE ha dado nunca a un trabajo de recuperación de una especie, con más de 30 millones de euros, es comprensible que ahora podamos aspirar a algo similar», manifestó Suárez.

Sin embargo, el responsable de WWF-Adena quiso tranquilizar a todo el mundo porque, «aunque la ayuda de la Unión Europea es muy importante, el proyecto Life+Iberlince se va a poder financiando con fondos propios. No hay riesgo para el trabajo que hemos venido desarrollando a lo largo de estos años, como la cría en cautividad, que se podrá seguir pagando con el dinero público proveniente de España, Portugal y de las comunidades autónomas implicadas».

Así pues, los linces ibéricos que campan a sus anchas por los Montes de Toledo pueden respirar tranquilos. Entre ellos, Pica, la joven hembra de lince ibérico nacida en el centro de cría de Zarza de Granadilla (Cáceres) y que el 9 de mayo se convirtió en el centro de todas las miradas, al ser el último de los 14 ejemplares reintroducidos en Castilla-La Mancha este año, dentro del programa europeo Life+Iberlince, coincidiendo con el Día de Europa, para más inri.