Una de las expliotaciones porcinas existentes en Castilla-La Mancha
Una de las expliotaciones porcinas existentes en Castilla-La Mancha - ABC

La Junta endurecerá los requisitos para la instalación de explotaciones ganaderas

El Consejo de Gobierno ha aprobado un decreto que amplía de uno a dos kilómetros la distancia mínima con respecto a los núcleos urbanos

ToledoActualizado:

Cuando la instalación de explotaciones ganaderas, y más concretamente las del sector porcino, están en tela de juicio por las quejas de algunos ayuntamientos, asociaciones y partidos políticos, este miércoles el Consejo de Gobierno de Castilla-La Mancha ha aprobado un decreto mediante el cual va a endurecer los requisitos a las empresas que quieran instalarse en la región

Entre los requisitos que recoge ese decreto, que se publicará en próximos días en el Diario Oficial de Castilla-La Mancha (DOCM), se encuentra la ampliación de uno a dos kilómetros la distancia mínima de esas granjas con respecto a los núcleos urbanos. Una medida que afectará también a los núcleos zoológicos que se quieran instalar en la comunidad autónoma.

Así lo ha dado a conocer a los medios de comunicación el portavoz de la Junta de Comunidades, Nacho Hernando, durante la rueda de prensa semanal para dar cuenta de los acuerdos adoptados en el Consejo de Gobierno, donde ha querido subrayar que «Castilla-La Mancha es la comunidad autónoma más exigente de España».

Esta normativa, tal y como ha informado el portavoz, «no solo afecta a los nuevos proyectos sino también a las ampliaciones de las instalaciones de las explotaciones ganaderas ya existentes». De este modo, se impediría la ampliación del 67 por ciento de todas las granjas porcinas existentes, propiciando el traslado de todas aquellas que quisieran ampliar sus instalaciones.

Hernando ha recordado que Castilla-La Mancha apenas representa el 1,7% del total de explotaciones porcinas en España, «muy lejos de otras comunidades autónomas», como Galicia, con el 32,8%; Extremadura, con el 15,4%; Andalucía, con el 14,4; o Castilla y León y Cataluña, con el 11,4 y el 7,1 respectivamente.

Además, ha añadido que mientras en Castilla-La Mancha el número de estas explotaciones se ha reducido un 43% entre 2007 y 2018, en el conjunto de España se ha reducido en un 13% en el mismo periodo. En aquellas incluidas en el Grupo III, las de mayor tamaño, el incremento en la región en los últimos once años ha sido del 8 % frente al 43% de la media nacional.

«Los datos demuestran que el Gobierno de Castilla-La Mancha no está impulsando este tipo de instalaciones; al contrario, hemos evitado que crezcan de manera vertiginosa como ocurre en otras partes de España y hemos regulado muy por encima de lo que regulan otras comunidades autónomas», ha enfatizado Hernando.

Otros requisitos

El decreto establece otros requisitos, también muy exigentes, relacionados con el mantenimiento de niveles higiénicos y sanitarios adecuados, la limpieza y desinfección eficaz de los vehículos que accedan a las explotaciones, la gestión de los excrementos sólidos y líquidos según lo dispuesto en la normativa vigente y la disposición de lugares exclusivos para la cuarentena, observación, tratamiento o secuestro de animales enfermos.

Tras recordar que el Gobierno regional comparte la preocupación que algunas personas puedan tener en relación a la instalación de grandes explotaciones ganaderas, Hernando ha remarcado que el Ejecutivo autonómico actúa en el marco de sus competencias, «legislando y endureciendo los controles y los requisitos para este tipo de instalaciones y apostando por un crecimiento sostenible y respetuoso con el medio ambiente, donde no todo valga para salvar la vida de nuestros pueblos».