La Semana Santa conquense atrae hasta la ciudad de las Casas Colgadas a miles de personas
La Semana Santa conquense atrae hasta la ciudad de las Casas Colgadas a miles de personas - ABC

Ciudades y pueblos de la región se adentran con devoción y silencio en la Semana Santa

Disfrutar de esta celebración religiosa es recuperar el olor a incienso y contemplar la belleza de cientos de imágenes

ToledoActualizado:

El silencio y la devoción religiosa marcan el inicio de la Semana Santa, que destaca este año por la declaración de Interés Turístico Nacional a la de Albacete, la transmisión de muchas de las procesiones por internet y la consolidación de las de Cuenca y Toledo, con reconocimiento internacional, al igual que la Tamborada de Hellín.

La Semana de Pasión en Castilla-La Mancha destaca por la amplia oferta gastronómica y cultural que ofrecen muchas ciudades y municipios y que se convierten en un reclamo importante para los miles de visitantes que estos días abarrotan las calles y plazas para contemplar una celebración religiosa: única e irrepetible.

En Toledo, la Semana Santa se convierte en un encuentro «único e íntima» por los lugares por los que procesionan los cofrades con las impresionantes imágenes. El silencio, el olor a incienso y la cera quemada acompañan en respetuoso silencio el toque de los pasos al paso de las procesiones.

En la celebración religiosa toledana participan unos 5.000 cofrades que participan en los días de procesiones y en los diferentes cultos programados. Además, la oferta cultural incluye exposiciones y una guía para recorrer monumentos y espacios de la capital regional que se han abierto con motivo de celebrarse este año el XXX Aniversario de la Declaración de Toledo como Ciudad Patrimonio de la Humanidad.

En esta provincia, Talavera de la Reina contará con 15 actos procesionales en los que participarán doce hermandades y entre 7.500 y 8.000 cofrades.

Retumbe de tambores

Si hay una celebración irrepetible y que destaca sobre las demás en la provincia de Albacete es la Tamborada de Hellín, en la que participan más de 20.000 tamborileros, con túnica negra y pañuelo rojo o capuz negro, que irrumpen por las calles de la localidad el Miércoles Santo. La rompida de tambores en Hellín (la Ciudad del Tambor) constituye un rito en el que impera la participación de los que intervienen en este rito.

También el retumbe de tambores resuena ininterrupidamente en la Semana Santa de Tobarra, declarada de Interés Turístico Nacional. Un momento especial es la bendición impartida por la imagen articulada de Jesús Nazareno, a la que acuden más de 30.000 personas. Es un instante sobrecogedor: contemplar cómo la talla cobra vida, bajo la atenta mirada de los espectadores. Levanta el brazo y bendice a los presentes, tras el sermón, y seguido de las notas de la marcha fúnebre «Mektub».

En Cuenca, la Semana de Pasión aglutina a casi 30.000 nazarenos, según las cifras de la Junta de Cofradías ofrecidas a Efe, en nueve procesiones que desfilarán entre el Domingo de Ramos y el de Resurrección.

Este año la Junta de Cofradías de Cuenca va a retransmitir por primera vez en directo, a través de internet, las procesiones de la Semana Santa a su paso por la calle Andrés Cabrera, donde se ubica el Museo de la Semana Santa. En esta ciudad destaca la del Camino del Calvario, conocida como las «Turbas», que el año pasado celebró su 400 aniversario, de gran arraigo entre los conquenses y visitantes.

Paralelamente en Cuenca se celebra este año la 56 Semana de Música Religiosa que ofrecerá 13 conciertos y varias actividades, como representaciones musicales, en la primera programación diseñada por el nuevo director artístico Cristóbal Soler. El programa incluye la «Missa pro Victoria», de Tomás Luis de Victoria, el Sábado Santo en la Catedral, donde se utilizarán los dos órganos barrocos del templo mayor conquense. Otro de los platos fuertes es la interpretación del «Deutsches Réquiem» de Brahms, que supondrá que 190 músicos se suban al escenario del Teatro Auditorio.

Pasión viviente

En Guadalajara, la celebración religiosa, de Interés Turístico Regional, destaca por la sobriedad y solemnidad de sus pasos acompañados del sonido de los varales, el tambor, las cadenas y las campanas que resuenan acompañando a los imágenes.

En la provincia alcarreña hay una celebración que consigue atraer la atención de los visitante. En el municipio de Hiendelaencina, que recrea desde hace más de 40 años la Pasión Viviente de Jesucristo el Viernes Santo y que se ha convertido en la más antigua de Castilla-La Mancha.

La Pasión escenifica los textos bíblicos a semejanza del Vía Crucis viviente. El vestuario se elabora en el pueblo por los propios vecinos. Otros municipios que también escenifican el sufrimiento de Cristo son la localidad de Trillo (Viernes Santo) y Chiloeches (Sábado Santo).

La novedad en esta provincia es Sigüenza que este año recupera el acto del Descendimiento, prohibido en 1780 por el obispo Juan Díaz de la Guerra a causa de la mucha concurrencia de gente, confusión y griterío que causaba la ceremonia. Será el Viernes Santo a las 20:30 horas y se espera que acudan a la misma miles de personas

.