Doña Cristina, ayer en el homenaje a Don Juan - EFE

Las apariciones en público de la Infanta Doña Cristina, solo en misas y funerales

Doña Cristina está apartada de la actividad institucional desde noviembre de 2011, cuando estalló el caso Nóos

MadridActualizado:

La Infanta Doña Cristina volvió a coincidir ayer martes con los Reyes en la misa por el eterno descanso de su abuelo, Don Juan de Borbón, al cumplirse veintinco años de su fallecimiento. Doña Cristina llegó muy sonriente a la Basílica del Monasterio de San Lorenzo de El Escorial, a pesar de que está viviendo unos momentos muy difíciles, a la espera de que el Tribunal Supremo dicte la sentencia definitiva sobre su marido, Iñaki Urdangarin.

La Infanta accedió al templo unos veinte minutos antes de que empezara la ceremonia acompañada por su prima, la Princesa Alexia de Grecia y, poco después, llegó su hermana, la Infanta Doña Elena.

Doña Cristina está apartada de la actividad institucional desde noviembre de 2011, cuando estalló el caso Nóos. Desde entonces, apenas ha coincidido en público con los miembros de la Familia Real. De hecho, la Infanta no asistió ni a la abdicación de Don Juan Carlos ni a la proclamación de Don Felipe. Tampoco acudió el pasado enero al almuerzo que el Rey padre ofreció en el Palacio de La Zarzuela con motivo de su ochenta cumpleaños.

Las tres últimas apariciones en público de Doña Cristina con la Familia Real han sido precisamente tres misas: el funeral por el Infante Don Carlos en El Escorial, el funeral por la Infanta Doña Alicia en el Palacio Real y la misa de ayer por el Conde de Barcelona.

Cuando los Reyes llegaron a la basílica, se dirigieron al sitio que tenían reservado, al lado del altar, y no hubo opción de que se produjera saludo alguno. Tras la misa, la Familia Real reunió a los asistentes en una estancia del Monasterio. El encuentro transcurrió en privado.