Vídeo: la tradicional «apañada» de cabras canarias de Ajui, más de 2.000 años de existencia

Consiste en agrupar centenares de animales que viven libremente. Forma parte del modelo ganadero en Fuerteventura, heredado de los primitivos majoreros, y una actividad muy popular en la isla

Pájara (Fuerteventura)Actualizado:

La zona de Ajui, en Fuerteventura, ha sido este sábado escenario de la tradicional apañada, de más de 2.000 años de existencia, que permite la identificación de animales semisalvajes.

Anualmente en Ajui, dos veces al año, se hace este agrupamiento de cabras, raza autóctona de Canarias. Esta iniciativa es impulsada por la Dirección General de Ganadería y el Instituto Canario de Investigaciones Agrarias (ICIA) en colaboración con la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC).

El consejero de Agricultura, Ganadería, Pesca y Aguas del Gobierno de Canarias, Narvay Quintero, dijo este sábado que la apañada de Ajuy pone de relieve que «hay que conocer nuestras tradiciones para defenderlas» y que «el sector primario genera economía y paisaje, no debemos olvidarlo».

Desde primera hora de la madrugada, en la zona de Ajui, situada en el municipio majorero de Pájara, con la colaboración de numerosos voluntarios, se procede a la tradicional apañada, actividad que supone recoger en un corral de piedra gambuesa, los varios centenares de cabras que viven libremente en la zona, con el fin de proceder a su identificación.

En el acto se procede a marcar en las orejas los animales que hayan nacido este año o no hayan sido identificados aún, para, a continuación, proceder a liberarlos de nuevo, dando continuidad así a una tradición que se ha perpetuado en Fuerteventura durante más de 2.000 años.

Investigaciones

Un grupo de investigadores de la Universidad Autónoma de Barcelona, en colaboración con el ICIA, han demostrado que todas las razas caprinas canarias tienen un tronco común a pesar de las diferencias morfológicas que existen entre ellas.

Estas investigaciones, basadas en las muestras de ADN mitocondrial, también sugieren claramente que casi todas las cabras canarias actuales descienden de un mismo rebaño. Sin embargo, otros estudios, también de tipo genético, realizados en la Universidad de Córdoba, indican que aunque puedan tener un origen común, la razas están ahora bien diferenciadas.

Entre las poblaciones estudiadas, el grupo de animales de Ajui presenta diferencias notables con las cabras de otras razas canarias, incluida la majorera, y sugieren que pueden constituir una raza propia tal como lo han plasmado en 2009 en la revista científica «Livestock Sciencie».

La Dirección General de Ganadería del Gobierno de Canarias apunta que este modelo ganadero en Fuerteventura, heredada de los primitivos majoreros, es una actividad muy popular en la isla. Desde la época de los aborígenes está datada la existencia de cabras «guaniles» o «jairas», siendo estas últimas las que se pastoreaban a diario y las otras las que solo se capturaban contadas veces en el año, como es el caso de los animales que se someten a estudio.

Si bien la palabra «apañada» se sigue utilizando en otras islas, solo en Fuerteventura mantiene su significado primitivo. La caracterización de estos animales, más pequeños que los que se explotan en granjas, es un paso importante para la regularización y conservación de la actividad ganadera de «costa».