Ricky Martin acelera el corazón de los isleños con su ritmo de Puerto Rico

Las Palmas de Gran CanariaActualizado:

El cantante puertorriqueño Ricky Martin contagió este fin de semana con su música al público grancanario de Maspalomas ante las más de 7.000 personas y, durante las dos horas, hizo un repaso a sus grandes éxitos y el último trabajo, «Fiebre». Martin también está celebrando su primera nominación al Emmy, por su trabajo de apoyo en The Assassination of Gianni Versace: American Crime Story. Martin se llenó de alegría por el reconocimiento, tuiteando: «Estoy tan feliz y honrado con esta nominación».

El artista latino activó la maquinaria de un concierto que tenía como objetivo que «no paren de bailar y acaben cansados de cantar conmigo», como señaló el cantante de San Juan. Vestido con una chaqueta de color oscuro, se metió en la piel del público con su armada musical a fin de motivar a seguidores con temas como «Muévete duro». Los canarios y turistas siguieron con devoción al cantante.

Con una bata dorad y una de sus letras más románticas, Ricky Martín regresó al escenario con su lado más tierno y su trabajo «Vuelve», que levantó pasiones. «Canarias se desvive por la música y eso me encanta», confesó el artista.

Ritmo étnico y tambores sobre la platea de Maspalomas protagonizaron al puertorriqueño más enérgico, que alentó al «Jaleo» con una letra en la que acompañaron las gargantas y las caderas en el recinto insular.

Con manos en alto y garganta entrenada, el público no decayó en ningún momento, acompañando a Ricky Martin por su discografía sin descanso y envuelto en un espectáculo que no dejó indiferente a nadie.

Uno de los temas más aplaudidos de la noche, sin embargo, fue el llamamiento solidario del artista, también embajador de buena voluntad de Unicef y fundador de la Fundación Ricky Martin y el proyecto «People for Children». El cantante puertorriqueño llevó sus talento al escenario. Su gran éxito llegó hace 20 años con el megahit "The Cup of Life", la canción oficial de la Copa del Mundo. El éxito global alcanzó el número uno en las listas de todo el mundo.