Proyecto de Soluna en Dakhla
Proyecto de Soluna en Dakhla - ABC

Marruecos autoriza producir criptomonedas con energía eólica en el Sáhara

La antigua Villa Cisneros aumentará en 900 «megas» su energía eólica para producir divisas virtuales. Brookstone Partners, con sede en Nueva York, abre la puerta a nuevas inversiones norteamericanas en las islas Canarias para mantenimiento de parques

Las Palmas de Gran CanariaActualizado:

Marruecos ha dado un paso más en su estrategia de generar una economía útil al norte de Mauritania. Los usos del Sáhara y la ausencia de normativa de impacto visual en el desierto, dado que no vive gente de forma estable, los saharauis defienden que son nómadas, le ha llevado a utilizar al maximo la inteligencia diplomática y económica. Y ahí surge: crear monedas tipo bitcoin desde energía eólica. Espacio para colocar molinos y refrigerar ordenadores, hay.

El problema que tiene el desierto del Sáhara, al margen de problemas de seguridad física, con las energías innovativas es la capacidad de permanecer en funcionamiento de forma estable cuando ocurre una perturbación. Este problema es de desarrollo de las redes de transporte de energía.

Otro problema añadido es la cal. Sí. Porque las palas de los molinos hay que limpiarlas todos los días por la tierra y arena de un desierto donde hay viento en altura. El agua debe ser tratada con productos naturales para quitar la cal y que la capa freática no se vea dañada. Si las palas no se limpian de forma permanente no son competitivas. Y eso requiere disciplina. En un lugar donde se alardea de tener tiempo y no usar relojes es complicado.

Se estima que el coste de completar todo el proyecto puede llegar a los 3.000 millones de dólares

En el Sáhara la gente paga pocos impuestos, podría decirse que es un paraíso fiscal, los gobiernos no tienen dinero para mejorar servicios y las empresas no tienen un marco tarifario que haga rentable operaciones en puntos muy alejados.

Entre Tarfaya y Villa Cisneros hay 622 kilómetros, siete horas en coche. No hay operadores dispuestos a extender una red de peaje eléctrico «en la sombra» porque no es rentable ni para la Administración, que tiene otras opciones con la energía solar o maremotriz en fase en fase de ensayo o la eólica en alta mar.

Conectar con Mauritania esa energía surgida del viento es igual de problemático. Desde Villa Cisneros a Nouadhibou hay 430 kilómetros y una triple frontera: Marruecos, Polisario (la zona de nadie, Kandahar) y Mauritania.