Mapa del geógrafo británico Emanuel Bowen (1694–1767) que ubica el meridiano cero en Canarias
Mapa del geógrafo británico Emanuel Bowen (1694–1767) que ubica el meridiano cero en Canarias - ABC

Greenwich, el observatorio inoperativo que quitó a Canarias el meridiano cero en 1884

Juan Vespucci en el año 1526 ubicó el meridiano cero en Gran Canaria. El cardenal Richelieu lo puso en El Hierro en 1634

Las Palmas de Gran CanariaActualizado:

Occidente ha aceptado que los horarios en el mundo se rijan por Greenwich desde el Congreso Internacional sobre el Meridiano celebrado en Washington en 1884. Sin embargo, antes era en España. Primero en Gran Canaria y, después en El Hierro. Si no llega a ser por una treta inglesa, quizás hoy no se hablaría de la «hora de Greenwich» sino de la «hora española de Canarias» porque sería el meridiano de El Hierro.

Así, en 1884, después de muchos debates y por la utilización de métodos como cálculos con fases lunares, 26 países decidieron la elección de Greenwich. A favor del meridiano británico estaba que contaba con un observatorio astronómico aunque casi siempre estaba nublado en esa zona. El Reino Unido ocultó el dato del mal tiempo para hacer sus cálculos. Ruiz del Árbol, agregado Naval de España en Washington, lo denominó «meridiano del tonelaje».

Técnicamente, el meridiano no está actualmente en Greenwich. Desde 1946 se encuentra en observatorio de Herstmonceux, en Sussex. La Oficina Internacional de la Hora se ubica en París desde 1919. Siete años antes, en el Congreso Internacional de la Hora de 1912 se aceptó el huso empleando como referencia el meridiano inicial de Greenwich.

Mientras todos los mapas antiguos e, incluso los avanzados de 1724, los británicos crearon en 1675 un observatorio astronómico en Greenwich para darle forma a una teoría: marcar los tiempos al mundo. Jodocus Hondius en 1589, editó en Londres mapa que pasa por Gran Canaria, que entonces se llama «Canarie Insule».

Pero los británicos siguieron a lo suyo: 1676, formalmente, lanzan sus teorías sus estudios basados en Greenwich aunque su observatorio estaba prácticamente inoperativo. Su cielo estaba casi siempre nublado para calcular sobre fases lunares y solares. Pero aportaba una supuesta base científica con la que arrebatar a España el control del meridiano base en 1884.

El coronel de Artillería y licenciado en Ciencias Químicas por la Universidad de La Laguna, profesor de la Academia General Militar, Juan Tous Meliá, ha estudiado los mapas antiguos para recordar la infuencia de España a través de Canarias en la configuración de los husos horarios.

El Observatorio de Meudon decía que debería llamarse «meridiano de mayor clientela» y Elisée Reclus lo calificaba de «prepotencia de tipo imperialista»

A juicio de Tous Melia, que ha sido director del prestigioso Museo Histórico-Militar de Almeyda del Ejército de Tierra en Tenerife, Greenwich, «tenía la ventaja de disponer de un observatorio astronómico», que había sido creado por Real Orden de 4 de mayo de 1675 y puesto en funcionamiento por John Flamsteed en 1676, «aunque ocultaban que era poco operativo por la abundancia de días de niebla», recuerda Tous Meliá, que detalla la existencia de un mapa de 1688 que ya empleaba como referencia el cabo Lizard, situado en la costa más occidental de Gran Bretaña al oeste de Greenwich.

1526, el meridiano cero estaba en el Roque Nublo

Entre la numerosa documentación historica, Tous Meliá detalla mapas como el que se conserva en la Hispanic Society de Nueva York y realizado por Juan Vespucci, en Sevilla, 1526. En ese documento el meridiano cero pasa por el centro justo de la isla de Gran Canaria. Es decir: Roque Nublo, en Tejeda. Tras Gran Canaria, los franceses, que estaban interesados en el comercio al norte de Canarias, colocaron en El Hierro el meridiano base.

En el mapa de Vespucci se pone de relieve la influencia del acuerdo entre los Reyes Católicos y el Rey Juan de Portugal, cuando pactaron en Tordesillas en 1494 la capitulación por la que el mundo se dividía, porque al oeste de El Hierro figuraba un meridiano. El otro, cerca de las Molucas y, un tercero, en el océano Índico, entre la península Arábiga y La India, de acuerdo con los textos consultados por Tous procedentes de la Biblioteca Vaticana, en Roma.

La denominada « Raya de Tordesillas» que afectaba a España y Portugal pasaba entre Fuerteventura y Gran Canaria, como consta en la carta general de Sancho Gutiérrez, en Sevilla, en el año de 1551. En la Biblioteca Nacional de Viena hay un mapa que señala que Tholomeo comenzó a contar los grados de longitud por el oriente desde Fuerteventura. En 1564 un nuevo mapa ubica el meridiano cero entre Tenerife y Madeira. Tesis esta última que Mercator confirma con su mapa de 1569 impreso en Duisburg.

Llega Richelieu

El atlas de Cresques Abraham indica que el meridiano cero está en El Hierro. En el Siglo XVI Jean de Bethencourt, de origen francés, ubica ese meridiano por La Palma al igual que Valentín Fernández en 1506 y Abraham Ortelius en 1595.

Sin embargo, el 25 de abril de 1634 el cardenal Richelieu presidió una reunión en París con los mejores matemáticos de la época. «Se acordó que el primer meridiano se fijara en la parte más occidental de las Canarias, lo que fue confirmado por el rey de Francia Luis XIII», afirma Juan Tous Meliá. Y fue así cuando desde el primer día de julio de 1634 el pasado del primer meridiano se hacía por tierras españolas a través de Canarias.

A juicio del investigador militar, «muchos historiadores ven en esa disposición de carácter científico un móvil político encubierto y consideran que iba dirigida a liberalizar la navegación y el comercio al Norte del Trópico de Cáncer y al Oeste del primer meridiano, dejando la zona situada al Este y al Sur bajo control de España y Portugal que, en aquel entonces, formaban una misma corona», subraya Tous.

En 1653, Pierre Du Val d'Abbeville levantó un mapa de Canarias y colocó a El Hierro en la parte más occidental de Canarias. En 1656, el geógrafo Nicolas Sanson d'Abbeville hizo un mapa adaptado a los intereses franceses porque «de forma tácita los geógrafos franceses venían utilizando el meridiano de París». En 1666, los franceses intentan hacer una expedición científica a las islas y España lo niega. Luis XIV lo vuelve a pedir a Carlos II de España.

Sería ya en 1724 cuando un religioso, Feuillée, que muere 1732, apunta que el meridiano cero está en la isla de El Hierro tras realizar múltiples estudios usando como base el pico del Teide, en Tenerife. Los holandeses usaban entonces un meridiano que pasaba por Tenerife dada la altura del volcán canario. En El Hierro los ingenieros militares colocan el meridiano cero en La Dehesa y no en La Restinga, que tiene faro desde 1924.