¿Canarias va camino de ser el «prostíbulo» de Europa?

La profesora Esther Torrado, de la Universidad de la Laguna, apunta que «muchas mujeres comienzan en la prostitución siendo menores». En las islas habría 3.000 mujeres ejerciendo esta lacra, como toda la población de Valleseco o Fasnia

Las Palmas de Gran CanariaActualizado:

La profesora del departamento de Sociología de la Universidad de La Laguna, Esther Torrado, autora de un informe sobre la prostitución encargado por el Gobierno de Canarias, considera que las autoridades deben despejar tomar medidas para frenar esta actividad, que pide que sea ilegal.

Torrado achaca al turismo un aumento de esta lacra en las islas. A su juicio, «no sabemos si España va a optar por ser el prostíbulo de Europa o va a tomar medidas», lamentó. La experta considera que es ahora cuando el asunto está «empezando a preocupar». En Canarias hay 3.000 mujeres en esta práctica, es decir, tanta como la población de Valleseco o más que todos los habitantes de municipios como Fasnia, Tejeda, Vilaflor o Vallehermoso.

La prostitución «no» es nunca «una opción libre» y destaca que precisamente la «vulnerabilidad» en su amplio espectro es un «factor de reclutamiento», destaca. Torrado apunta que «la situación de vulnerabilidad es un elemento de captación y la edad es también una variable importante. Muchas son mujeres jóvenes que nos cuentan que empezaron siendo menores», ha lamentado la experta en una entrevista concedida a Europa Press.

Normalizado

Considera que «los turistas no vienen» a las islas Canarias «a buscar mujeres prostituidas» pero sí «lo tienen fácil para encontrarlas», porque «no es ilegal». En sus investigaciones académicas, ha detectado una pauta «preocupante», especialmente en gente joven, que es vincular prostitución «al ocio». «Va en aumento la demanda y muchos hombres lo vinculan al ocio», apostilló.

«Se normaliza hasta tal punto que muchos nos han dicho que para qué esforzarse en ligar si les sale más rentable acudir a la prostitución. Lo consideran práctico», relata. Explicó que este momento social respecto a la prostitución le «recuerda mucho a la época como antes de que se aprobara las leyes de violencia de género, cuando prácticamente se consideraba un asunto privado».