Península de Jandía, Fuerteventura
Península de Jandía, Fuerteventura - Vicente Coves

Lugares de Canarias con nombres procedentes de Euskadi

Soldados vascos pudieron designar los parajes de su propiedad con denominaciones afecti­vas de la tierra que añoraban

Santa Cruz de TenerifeActualizado:

Las islas Canarias tienen toponimia con nombres que no están claros su origen. Hay quien defiende una cierta presencia de árabe, otros de berebres, francesa y, obviamente, española. En ese contexto, la influencia de soldados vizcaínos en las islas como Fuerteventura, donde fue desterrado Unamuno en 1924, llegaría a lo que hoy es Jandía. Pudo antes llamarse Andía. Es la tesis del ilustre historiador canario Juan Álavrez Delgado.

En Canarias hay un lugar que se llama Gáldar y en el País Vasco otro que se denomina Galdácano. Ambos, en el noroeste de cada provincia. Néstor Goicoechea Araluce, autor en 1984 de «Estudios Sobre Toponimia Vasca», editado por la Diputación Foral de Vizcaya, afirma que «Aga es un sufijo muerto que denota lugar: Arriaga (lugar de piedra), Arteaga (de Arte, encino, y Aga) como Altzaga, Alzaga».

En Canarias, al igual que en Marruecos, hay centenares de sitios con este término: Marzagán, Mazagán, Arinaga, Agadir, Agáldar, Agazal, Farailaga o Agaete. Álvarez Delgado dice en su estudio « De lingüística grancanaria.-Toponimia» lo siguiente: «Desde luego en el grupo de topónimos canarios que empiezan de análoga forma o tienen este radical: Ap, Agaud, Agando, Agala, Agache, Tagarnina, etécetera, designan montañaas, alturas o roques, que se alzan sobre el poblado y constituyen el accidente geográfico más significativo del paraje».

Desde Juan Ruiz de Zumeheta

Los vascos que llegaron a las islas con el normando Jean de Bethencourt habrían dejado también su granito de arena con denominaciones a sitios que le recordaban a su tierra. Sería por la nostalgia de estar en un territorio hostil con permanentes ataques de corsarios y piratas.

El control de Lanzarote, Fuerteventura y El Hierro la hizo Juan de Béthencourt. La Gomera por Hernán Peraza. Por tanto, en las tres primeras es donde existe una aparente nomenclatura vasca. Esto lo describe muy bien Juan Álvarez Delgado en el «Discurso del Año Académico 1957-1958 de la Universidad de La Laguna».

«Causan extrañeza ciertos topónimos de Lanzarote por su aparente aspecto vasco», sostenía el profesor Álvarez. Porque en la parte norte de Lanzarote «donde conocemos mayores contactos con expediciones vizcaínas, hay varios nombres de lugar, que pudieran ser guanches, aunque su apariencia induce a considerarlos introducidos por vizcaínos pobladores del sector».

Arrieta

En esa zona de Lanzarote se instaló un grupo de vascos españoles y franceses como el funcionario Juan Ruiz de Zumeheta. «Estos vascos hispanos y franceses pudieron designar los parajes de su propiedad con denominaciones afecti­vas de la tierra que añoraban, o con nombres de lugares similares de su país natal», indica Álvarez.

Así, en Lanzarote se llama «Puerto de Arrieta» en el municipio de Haría, al norte de la isla, y el «Haya de Ayala» en la Villa de Teguise. Haya de Ayala era por la familia de Diego García de Herrera «y luego se extendió profusamente en Canarias». De hecho, «un Luis de Ayala obtiene en Teguise merced territorial del Marqués de Lanzarote», detaca el historiador y cronista Viera y Clavijo.

Arrieta pudo, sin embargo, tener su origen en Arriete Bethencourt, un alguacil designado por el primer Marqués de Lanzarote, o Arriete Perdomo, que aparece referido en documentos de la época como «señor del Pacto de Arriete». Otros, presuntamente, vascos presentes en las islas eran de apellido Humpierres o Dumpierre.

Órzola

En el mapa de Lanzarote aparece un topónimo vasco reconocido en el Mapa del Instituto Geográfico Nacional: se llama Lomo de Zalahar. Al igual que Órzola que figura en los papeles de la Conquista como Órzula y Osola. Era un caserío con embarcadero al pie y en la montañas al norte de Lanzarote y frente a La Graciosa.

También está en Canarias las Peñas de Andía, ahora llaman Jandía y en su momento Han-día. Es decir: vendría a significar península, sotiene Delgado, un erudito que vivió entre 1900 y 1987. Jandía sstá en el sur de la isla de Fuerteventura.

En Lanzarote hay otra península que llaman Inaguaden, que inicialmente sería Hainaguaden o Ahinaguaden. Significaría «junto a las aguas». En Gran Canaria, Giniguada, ahora Guiniguada, que podría tener ese origen del norte de España.

Expediciones

Haría o Uga, en Lanzarote, que pudieran tener explicación vasca, sin excluir la guanche. «Aunque reduzcamos el número de vasquismos en Lanzarote los pocos seguros son garantía de un temprano afincamiento de vizcaínos en Canarias. Pues la tardía documentación de estos nom­bres en nuestros textos y su posible origen personal, no permite asignarlos a expediciones vizcaínas anteriores a Bethencourt y Gadifer», sentenciaba el profesor Delgado en 1958.