El joven Raúl Escuín muestra una morcilla que ha elaborado con su propia sangre
El joven Raúl Escuín muestra una morcilla que ha elaborado con su propia sangre - Play Ground
Sociedad

Morcilla con sangre humana: la extravagante receta «vegana» ideada en un pueblo de Teruel

Un joven de 30 años ilustra en un video cómo elaborar el embutido con la sangre de uno mismo

ZaragozaActualizado:

Se llama Raúl Escuín, tiene 30 años, vive en el pequeño pueblo de Alloza (Teruel) y se está haciendo famoso con su extraña receta «vegana» que consiste en elaborar morcilla con sangre humana. La idea la ha puesto en práctica y ha quedado grabada en un video que lleva días corriendo por las redes sociales.

El documental, difundido por el portal Play Ground, muestra paso a paso cómo elaborar el embutido con la sangre de uno mismo. La periodista sigue las indicaciones de Escuín y ambos se aplican en el proceso de elaboración mano a mano.

En el pueblo de Escuín queda claro que no cunden los seguidores de su extravagante receta: el rechazo es general cuando se les pregunta a los vecinos. «Yo no me la comería», dice con contundencia una lugareña. «Sería con tu propia sangre», le aclaran. Pero la respuesta sigue siendo la misma: «Ni la mía, ¿para qué?», responde sin pensárselo dos veces esta vecina. La respuesta se repite entre aquellos a los que se les pregunta durante la grabación.

Raúl Escuín, durante la grabación del documental para Play Ground
Raúl Escuín, durante la grabación del documental para Play Ground

La morcilla fruto de esta receta es de modestas dimensiones, las que se pueden obtener con una cantidad modesta de sangre que pueda ser extraída a cualquier persona. En este caso concreto, la receta se elabora con 40 mililitros de sangre humana, un sofrito de cebolla, 250 mililitros de agua, canela, pimienta, piñones y, cuando la mezcla entra en ebullición, se le añade el arroz e inmediatamente después la sangre. Cuando todo ello está convenientemente mezclado, la pasta resultante se embute y se hierve. A partir de ahí, lista para comer.

En el documental, la elaboración de la extravagante morcilla arranca con una enfermera extrayendo la sangre y acaba con los protagonistas comiendo la morcilla elaborada con esa «maeria prima» sacada de su propio cuerpo.

Sostiene Raúl Escuín que es una fórmula ideal para quienes son veganos y quieren comer morcilla. La provocativa propuesta -aclara- no hace más que aplicar la receta tradicional que siempre vio en su casa, pero sustituyendo la sangre de cerdo con la de uno mismo.