Uno de los dólmenes que se conservan en Biescas (Huesca)
Uno de los dólmenes que se conservan en Biescas (Huesca)
Cultura

Hallan en un pueblo de Huesca un dolmen prehistórico que llevaba 85 años extraviado

Ha sido encontrado en Biescas, a campo abierto, tras años de insistentes búsquedas realizadas por un operario municipal

D. A.
ZaragozaActualizado:

Un operario municipal de Biescas (Huesca) ha conseguido encontrar un dolmen prehistórico que llevaba 85 años extraviado. De él había fotografías y constatación documental que certificaba que, en 1933, dos estudiosos lo habían localizado en este término municipal. En realidad encontraron dos, uno sí se conservó a la vista y se conserva restaurado, pero del otro nada volvió a saberse.

Se trata de construcciones megalíticas de unos 5.000 años de antigüedad, testimonio de los primeros pobladores que habitaron esta porción del Pirineo. En 1975 se acometieron trabajos de conservación para poner en valor el dolmen que sí ha estado localizado en todo momento, pero no se halló ni rastro del otro. Sin embargo, al final, el empeño de un operario municipal de Biescas, Antonio Lalaguna, ha logrado recuperar aquel dolmen que ha estado 85 años perdido.

El hallazgo se ha producido este lunes, según ha informado Diario del Alto Aragón. Lalaguna, que también es presidente de una asociación cultural, dedicó tiempo a investigar, recopilar fotografías antiguas, testimonios y cualquier clase de referencia documental que ayudara a saber más del lugar en el que se hallaba el dolmen perdido. Su insistencia acabó dando sus frutos y consiguió acotar la zona en la que debía hallarse. Creyó haber dado con él bajo un cúmulo de escombros, cerca de la ermita de Santa Elena de Biescas, la misma zona en la que está a la vista el otro dolmen.

Los indicios eran sólidos, pero faltaba confirmarlo. Y eso es lo que se produjo ayer. Se retiraron los escombros y, conforme avanzaron las tareas para desenterrar la piedra, se confirmó que era el megalito que se había extraviado hace 85 años. Al final, resulta los lugareños que lo dieron por perdido lo tenían al lado y pasaron una y otra vez junto a él, sin saberlo.