El oso llegó a estar a escasos metros del rebaño y del pastor, que fue quien tomó la imagen
El oso llegó a estar a escasos metros del rebaño y del pastor, que fue quien tomó la imagen
Sucesos

La espectacular foto de un pastor enfrentándose a un oso en el Pirineo

Se encaró a él y logró ahuyentarle. Fotografió lo ocurrido para denunciar el riesgo que sufren los ganaderos

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Un pastor del oscense Valle de Castanesa, perteneciente al municipio pirenaico de Montanuy (Huesca), tuvo que encararse contra un oso para espantarle y, así, salvar su vida y la de su rebaño de ovejas. Con ayuda de sus perros mastines, consiguieron disuadir al oso, que llegó a ponerse de pie en actitud agresiva y con previsible intención de ataque.

El ganadero, pese al temor que sintió, llegó a tomar fotografías para denunciar el peligro que les supone la presencia de osos. En esas imágenes se aprecia claramente cómo el oso se acerca a su rebaño y cómo las ovejas salen huyendo en desbandada. El plantígrado llegó a estar muy cerca del rebaño y del pastor, que finalmente, con la ayuda de sus perros, consiguió que el oso optara por no atacar y se marchara.

Otra foto tomada por el pastor
Otra foto tomada por el pastor

La secuencia fotografiada por el pastor ha sido difundida por la organización agraria Asaja. Se ha difundido junto a la fotografía de una oveja devorada perteneciente a otro rebaño, una muerte que se atribuye a otro ataque de oso ocurrido también en los últimos días en esta zona del Pirineo aragonés.

La reintroducción de estos animales en esta Cordillera lleva años provocando polémica y la queja de los ganaderos, por –insisten- los riesgos que conllevan. En veinte años, entre 1996 y 2006, la población de osos se sextuplicó en el Pirineo fruto de esas reintroducciones realizadas en el lado francés. En 2015, los últimos censos del Gobierno aragonés apuntaban a que había 34 ejemplares, la mayor parte de ellos localizados por entonces en la vertiente catalana.

Tras los episodios ocurridos esta semana, desde el sindicato agropecuario Asaja se ha insistido en denunciar el riesgo al que se enfrentan los ganaderos por la presencia del oso en el Pirineo. Asegura que pone en peligro «la pervivencia de lo que queda de ganadería extensiva en el Pirineo», que sufre una «grave crisis».