El caso ha sido juzgado en la Audiencia Provincial de Zaragoza
El caso ha sido juzgado en la Audiencia Provincial de Zaragoza
Tribunales

Una enfermera, condenada a más de tres años de cárcel por cotilla

Accedió sin permiso y sin motivo profesional alguno al historial clínico de una antigua amiga

ZaragozaActualizado:

Una enfermera de la Sanidad pública aragonesa ha sido condenada a más de tres años de cárcel por cotilla: accedió sin permiso y sin motivo profesional alguno al historial clínico de una antigua amiga con la que había acabado enfrentada.

Los hechos se remontan dos años atrás, cuando empezó a deteriorarse la relación de amistad que tenían estas dos mujeres. Tras varios episodios de agrios rifirrafes verbales, la cotilleada optó por denunciar a su antigua amiga, la enfermera Sara P. R., destinada en un centro de salud de Zaragoza capital.

La denuncia llegó después de que la enfermera, en medio de una acalorada discusión, amenazara a su examiga con revelar detalles de su historial clínico. La afectada consideró que la situación había llegado demasiado lejos y que la presión a la que se sentía sometida había alcanzado unas cotas demasiado graves.

Tras la denuncia policial, la enfermera acabó imputada. Y el juicio que se ha celebrado contra ella ha venido a confirmar que, efectivamente, accedió ilegalmente al historial médico de su examiga en la base de datos de la Sanidad pública aragonesa. Según la sentencia, lo hizo en dos ocasiones, sin que respondiera a ninguna necesidad o motivo profesional, y sin que constara autorización alguna por parte de la afectada.

Por estos hechos, la Audiencia Provincial de Zaragoza ha acabado condenando a la enfermera a tres años y tres meses de prisión, a seis años de inhabilitación -lo que le supone la pérdida de su empleo en la plantilla de la Sanidad pública aragonesa- y a abonar 3.780 euros de multa.

Pese a no tener antecedentes penales, lo elevado de la condena que se le ha impuesto la coloca con un pie en la cárcel. Para evitar la prisión le tendrían que rebajar la pena, bien a través de un eventual recurso -que puede plantear ante el Tribunal Superior de Justicia de Aragón- o bien a través de un indulto parcial para rebajarle la condena a no más de dos años de cárcel, lo que facilitaría la suspensión de su ingreso en prisión.