Colas en el centro cívico La Sedeta de Barcelona para votar en el referéndum independentista de Cataluña del 1-O - EFE

El Tribunal de Cuentas acusa al Govern de comprometer «la seguridad nacional»

El órgano fiscalizador del Estado ve «especialmente grave» la actitud del Gobierno catalán para internacionalizar el desafío separatista

El informe al que ha tenido acceso ABC desvela que la Generalitat pagó casi 1,4 millones para equiparar Cataluña con países surgidos de la guerra

MadridActualizado:

El informe del Tribunal de Cuentas sobre el dinero público que la Generalitat de Cataluña destinó al desafío separatista arroja importantes novedades sobre los límites traspasados en aras de la internacionalización de la versión independentista y las bondades de su república imaginaria. Según recoge el informe de fiscalización de acción exterior del Tribunal de Cuentas (TCu) al que ha tenido acceso ABC, uno de los gastos más llamativo corresponde a Diplocat y se refiere a los pagos por un montante global de 1.392.300 euros a un lobby norteamericano denominado Independent Diplomat (ID). Este organismo, que se califica a sí mismo como «grupo único de asesoramiento diplomático sin ánimo de lucro», se dedica a prestar servicios relacionados con «procesos independentistas, secesionistas o vinculados con el resultado de guerras». En concreto se refiere a conflictos bélicos como los que dieron lugar a Croacia, Sudán del Sur o Georgia. Todo con el objetivo de «conseguir el reconocimiento político internacional de sus clientes».

Así, el Gobierno de Cataluña utilizó a Diplocat para que contratara a este lobby entre 2013 y 2015, y además lo hizo «saltándose todos los controles y expedientes que habrían tenido que cumplir si lo hubiera hecho la propia Generalitat». No obstante, y a pesar de ello, «ni siquiera cumplió las normas aplicables al propio consorcio, lo que demuestra que no tenía ningún interés en que se conociera la contratación y su contenido».

El objetivo, según desvela el informe del TCu, era buscar «orientación sobre la estrategia que permitirá a Cataluña dominar y dar forma a la reacción internacional a sus elecciones políticas y ayudarle a responder eficazmente a las críticas, especialmente desde Madrid».

Acceso a la OTAN

En su desafío independentista, la Generalitat fue aún más lejos. Realizó gestiones con Independent Diplomat para conseguir reuniones del presidente de la Generalitat, en ese momento Artur Mas, y de sus consejeros con personal de la OTAN y de los ministerios de Asuntos Exteriores de otros países. Para el tribunal esta iniciativa es «especialmente grave» porque queda «fuera de las competencias de una Comunidad Autónoma» y porque «compromete la seguridad nacional y las relaciones exteriores de España». «Está absolutamente prohibido por el Tribunal Constitucional al invadir las competencias que corresponden en exclusiva al Estado», concluye contundente el informe.

Entre los numerosos actos y viajes que organizó ID destacan encuentros en Nueva York, Washington, Londres y París. Además, en junio de 2015 concertaron un reunión con el encargado de los viajes del Papa en la Santa Sede; el 7 de septiembre de 2015 con el subsecretario general adjunto de la OTAN en Bruselas; y en ese mismo mes, con el director del Ministerio de Asuntos Exteriores de Bélgica y el jefe del ministerio de Relaciones Exteriores de Alemania.

El Tribunal de Cuentas consiguió «tener conocimiento por primera vez de los servicios de esta organización a través de sus informes mensuales», donde se refleja los intentos de Artur Mas por conseguir desesperadamente apoyos internacionales al procés -como un memorando que el presidente de la Generalitat envió a los principales líderes de la Unión Europea exponiendo el caso del proceso de autodeterminación en Cataluña-. Fue en ese contexto cuando en junio de 2014 Artur Mas afirmó en un viaje a Estados Unidos que «si se nos niega el derecho a votar, habrá conflicto, un conflicto civilizado, en el que todos debemos expresarnos con respeto y consideración».

Encuentros con representantes

Entre las actividades desarrolladas por Independent Diplomat destacan la intermediación con objeto de concertar reuniones y encuentros con representantes de organizaciones internacionales, responsables de asuntos exteriores de distintos países, así como de institutos de estudios políticos e internacionales, con funcionarios de la Unión Europea y representantes de distintos gobiernos, y con representantes de distintos organismos pertenecientes a la ONU.

También la elaboración de listas de miembros del Parlamento de la Unión Europea y de algunos miembros de la Cámara de los Lores, y periodistas, para facilitar la selección por el secretario general de Diplocat de aquellos que pudieran formar parte del Programa de Visitantes Internacionales. Relaciones al máximo nivel a costa del erario público.