Iñaki Urdangarin horas antes de ingresar en prisión - Gtres

Así ha sido el primer día de Urdangarin en la cárcel

Nada más llegar, se le tomaron las diez huellas dactilares, se le abrió su expediente penitenciario y se le asignó el NIS

MadridActualizado:

Iñaki Urdangarin siguió ayer el mismo protocolo de ingresos que cualquier preso primario. Nada más llegar, se le tomaron las diez huellas dactilares, se le abrió su expediente penitenciario y se le asignó el NIS, que es el equivalente al DNI dentro de la cárcel y que le acompañará en toda su trayectoria penitenciaria.

Tras estos primeros trámites fue sometido a un examen médico y se le preguntó por posibles tratamientos que esté siguiendo, para que los pueda continuar en el centro. Ya posteriormente tuvo entrevistas con el equipo multidisciplinar de la cárcel formado por un educador, un trabajador social y un psicólogo. Son ellos los que le explicaron las reglas de su nueva vida y los que le preguntaron por posibles necesidades específicas.

Hasta las tres de la tarde Urdangarin, una vez que ya había comido, permaneció en el módulo de ingresos pero anoche estaba previsto su traslado al de hombres. Lo cierto es que el reglamento penitenciario permite que esté en ingresos hasta cinco días, pero el hecho de tratarse de una cárcel de mujeres, con las que no puede tener contacto, aconsejaba que se acelerase la decisión.

La Junta de Tratamiento del centro tiene dos meses para clasificarlo. Lo normal es que sea en el segundo grado, aunque si lo considerase oportuno por las razones que sea se le puede asignar desde el primer momento el régimen abierto. No sería la primera vez que ocurre algo así; por ejemplo, en 2013 el dirigente de Nuevas Generaciones del PP Ángel Carromero estuvo solo 13 días en prisión tras llegar a cumplir una condena que le fue impuesta en Cuba por un accidente de tráfico.

Es casi imposible que algo así suceda con el marido de la Infanta Cristina. Ningún gobierno aguantaría el previsible escándalo en la opinión pública de una decisión así.