Viñeta de la tesis de Pedro Sánchez
Viñeta de la tesis de Pedro Sánchez - NIETO

Sánchez planta al Senado y la Mesa le declara «en rebeldía»

El presidente se niega a comparecer el día 23 por su tesis y el PP anuncia una comisión de investigación

Cree que ese debate «desprestigia» a la Cámara y trata de canjearlo con un foro de política autonómica

MadridActualizado:

Gobierno y Senado marcaron ayer rumbo de colisión agravando el conflicto institucional que el ejecutivo y el legislativo mantienen abierto en el Congreso desde que Pedro Sánchez fue investido presidente mediante la moción de censura. El presidente confirmó ayer su negativa a comparecer en la Cámara Alta por su tesis el 23 de octubre en el Senado, como él mismo había ofrecido, insistiendo en abordar un debate de «política general» y no un pleno específico sobre su trabajo doctoral, que considera una cuestión privada.

Sánchez justificó su plantón al Parlamento asegurando que lo rechaza porque quiere «prestigiar al Senado». El presidente del Gobierno acusó al PP de «tratar de instrumentalizar las instituciones» que a su juicio «demuestra el mal estado de la oposición que ha optado por la descalificación y el ataque personal». Y aprovechó para acusar al PP y a Ciudadanos del auge de VOX, aunque sin nombrarlo: «La radicalización lo que hacen es alimentar a la ultraderecha». informa Víctor R. Almirón.

El Gobierno intentó contrarrestar los planes del PP solicitando la convocatoria de un debate sobre el Estado de las Comunidades Autónomas para el primer trimestre de 2019. Según el reglamento, esta sesión debe hacerse cada año, pero solo se han celebrado tres ediciones, en 1994, 1997 y 2005. Sánchez justificó que esta cuestión es de «mayor importancia e interés».

En la práctica, se trata de un debate largo y tedioso en el que el jefe del Ejecutivo, los presidentes autonómicos y los senadores pueden tomar la palabra para abordar cuestiones de política regional. Ante su inoperancia, PP y PSOE pactaron en su día reconvertir ese debate en la Conferencia de Presidentes Autonómicos, habiéndose celebrado la última en enero de 2017.

«A rastras»

Sánchez se comprometió hace unos días desde Austria a acudir el Senado si así lo quería el PP. El secretario de Estado de Relaciones con las Cortes propuso el miércoles pasado esa fecha como disponible en la agenda del presidente, para que compareciera por su tesis y por inmigración. Pero como informó ABC se resistía a someterse a un monográfico a cerca de su trabajo doctoral, sobre el que este diario sigue destapando fragmentos plagiados de otros informes y autores. El PP, con mayoría absoluta, dio por hecho que Sánchez estaba obligado a comparecer por su tesis, aunque fuera «a rastras». Esa afirmación del portavoz popular, Ignacio Cosidó, soliviantó a los socialistas y ayer Moncloa aseguró que el presidente no vendrá forzado. La vicepresidenta, Carmen Calvo, justificó el plante porque en el Reglamento no figuran comparecencias específicas. «Jamás ha venido el presidente obligado al Pleno de la Cámara. Nunca». El Ejecutivo llegó a acusar al Senado de «romper las reglas del juego».

Normalmente, Gobierno y Parlamento se ponen de acuerdo para fijar las comparecencias, cruzando agendas y según el orden del día que establezca la Junta de Portavoces y aprube la Mesa. El consenso hoy es imposible.

El vicepresidente de la Mesa, Pedro Sanz, del PP, declaró al jefe del Ejecutivo «en posición de rebeldía». El presidente del Senado, Pío García-Escudero, también del PP, dirigirá un escrito a Sánchez recordándole su obligación constitucional de atender la petición de comparecencia. El artículo 110 de la Constitución recoge, sin concreción, que «las Cámaras y sus comisiones pueden reclamar la presencia de los miembros del Gobierno».

El PP anunció que creará una comisión de investigación en la Cámara Alta para forzarle a aclarar su tesis si Sánchez no rectifica y sigue negándose a dar explicaciones ante el Pleno. El próximo martes 16 la Junta de Portavoces fijará el orden del día del 23. Según el PSOE el presidente vendrá a la sesión de control. Solo a eso.

Comisión de investigación

«Es una vergüenza democrática», denunció el portavoz del PP, Ignacio Cosidó. «¿Qué tiene que ocultar el presidente del Gobierno?», se preguntó tras la reunión de la junta de portavoces. Los populares avisan de que crearán una comisión de investigación si el presidente mantiene su «desacato» a la Cámara. «Este Gobierno no acudirá ni de la solapa, ni de las orejas ni a rastras al lodazal que el PP quiere convertir esta casa», respondió el portavoz socialista, Ander Gil, quien acusó al PP de «manosear» la institución para «vengarse» de la moción de censura que ganó Sánchez ganó a Rajoy.