Un Guardia Civil de espaldas, en una imagen de archivo
Un Guardia Civil de espaldas, en una imagen de archivo - ABC

La Guardia Civil detiene al ladrón de pistolas del cuartel de Láchar y recupera las armas

Se halló una huella y pertenecía a un individuo con antecedentes. Su objetivo era vender las armas en el mercado negro

MadridActualizado:

Menos de 24 horas ha tardado la Guardia Civil en capturar al individuo que en la madrugada del sábado al domingo robó cinco pistolas «Beretta» y 150 cartuchos del cuartel de Láchar (Granada). Tras descubrirse el robo (el cuartel no tiene personal por la noche) los agentes hallaron durante la inspección ocular una huella del supuesto ladrón en una silla de las dependencias. Al introducirla en la base de datos se averiguó quién era: un individuo con antecedentes, fichado policialmente.

Los agentes se trasladaron ayer a la casa de este individuo, de 25 años, un delincuente habitual de la zona y le detuvieron. En su vivienda guardaba las pistolas de dotación robadas de las taquillas del cuartel de Láchar y la munición. El objetivo era venderlas en el mercado negro, según fuentes de la investigación.

El arrestado tiene más de 20 hechos relacionados con delitos contra el patrimonio (sobre todo robos con fuerza), amenazas o infracciones en materia de transporte. También tiene antecedentes no computables de cuando era menor de edad.

Desde el primer momento se desvinculó este robo del terrorismo y se dirigieron las pesquisas hacia la delincuencia común. Aún no se sabe si actuó solo, aprovechando la noche y que en el puesto no había nadie, o contó con la colaboración de alguien más. Las asociaciones de la Guardia Civil han relacionado el robo con la actual situación de los cuarteles y el despliegue de unidades.

El ladrón entró por la parte trasera a las dependencias en las que entre las diez de la noche y las seis de la madrugada no hay personal. El individuo forzó las taquillas y accedió a las oficinas y estancias del cuartel de donde no se descarta que se haya apoderado de algún otro objeto.

La Asociación Española de Guardias Civiles (AEGC) ha atribuido el suceso a la «falta de medios y de personal que viene arrastrando la Guardia Civil desde el comienzo de la crisis». «Se trata un cuartel en mal estado que ha llevado a los componentes a buscarse una vivienda fuera y que solo abre hasta las 14,00 horas de lunes a viernes», señalan en un comunicado. Para la asociación, esta situación «la han aprovechado los ladrones porque esta instalación no solo no cuenta con habitantes, sino que carece de la mínima medida de seguridad».

Hace ocho años se produjo uno de los robos de armas más espectaculares en la Base General Menacho de Bótoa (Badajoz) de donde se llevaron diez pistolas Llama M82, 9 milímetros parabellum y veinte fusiles de asalto HK G-36. Dieciséis meses después se detuvo a los miembros de una banda de ladrones españoles que en una sola noche habían asaltado cuatro sucursales bancarias de Caja Extremadura. El cabecilla de la organización era un exmilitar que había estado en esa base, de ahí que la conociera a la perfección.