Pedro Sánchez - EP / Vídeo: Iglesias pide a Sánchez una moción de censura contra Rajoy

El PSOE apostará por una moción de censura contra Rajoy

Sánchez reúne hoy a su dirección para tomar una decisión que puede derivar en un final abrupto de legislatura

En Ciudadanos se empieza a reconocer que puede ser inasumible mantener a Rajoy

MadridActualizado:

El PSOE se inclina por presentar una moción de censura contra el Gobierno de Mariano Rajoy tras la sentencia del caso Gürtel. La decisión está tomada «al 99%», según fuentes detentor del secretario general. Siempre a la espera de la reunión de la Ejecutiva en el día de hoy. Este fue el resultado de una jornada intensa que comenzó con un viaje de ida y vuelta.

El secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, apenas había puesto un pie en Copenhague, a donde acudía para una reunión con sus homólogos de la familia socialista europea, cuando se contactó con él desde la planta noble de Ferraz demandándole que emprendiese el camino de vuelta.

Así arrancaba un día de muchas llamadas y reuniones en la cúpula del socialismo española. Hubo consigna en Ferraz de no lanzarse a valorar la sentencia. Prudencia y máxima cautela. Todas las miradas se depositan en ellos, como el único actor que puede impulsar una moción de censura con opciones de victoria. Tras mucho debate en la dirección federal se inclinan por esta decisión. Pero bien entrada la tarde de ayer los principales dirigentes del partido seguían reunidos. Pasadas las 22 horas importantes líderes territoriales aseguraban no haber hablado todavía con Ferraz.

Durante el día el líder del PSOE estuvo reunido con la vicesecretaria general, Adriana Lastra, y otros miembros de la dirección como Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, Santos Cerdán, Carmen Calvo, Margarita Robles y asesores de confianza de Sánchez como Juanma Serrano o el consultor político Iván Redondo.

Sánchez se reunió en Ferraz con sus colaboradores más íntimos cuando el líder de Podemos, Pablo Iglesias, ya había avanzado lo obvio: animaba a Pedro Sánchez a presentar una moción de censura, para la que podía contar con los apoyos de sus diputados.

Sin querer plantear una comparecencia pública, Sánchez ganó tiempo. Desde su equipo se informaba al final de la mañana que los socialistas consideraban «inaceptable» las primeras explicaciones del PP y destacaban que la sentencia «implica políticamente al presidente del Gobierno y del PP, Mariano Rajoy».

El siguiente paso fue convocar una reunión extraordinaria de la Ejecutiva Federal del PSOE, que se celebrará hoy a las 11 en Ferraz. En esta reunión se decidirá de forma definitiva y oficial si se presenta una moción de censura, según plantean varios miembros de la dirección.

Durante todo el día Sánchez estuvo haciendo llamadas a miembros de la Ejecutiva. También habló con algunos líderes territoriales. Al menos una de ellas, la líder en Navarra, María Chivite, le recomendó presentar la moción de censura. El debate está abierto y fuentes de Ferraz no la descartan en absoluto. La presidenta balear Francina Armengol ha dicho que «España no merece ser gobernada por un partido condenado por corrupción». La presidenta andaluza, Susana Díaz, no quiso fijar posición sobre la moción de censura, pero ha dicho que la sentencia le parece «brutal, bestial».

Varias personas consultadas, algunos con responsabilidad actual en el partido y otros antiguos dirigentes coinciden en que no ven «más salida» que presentar la moción de censura. Un veterano con responsabilidades en una importante federación plantea cómo debe venderse la propuesta: «Oferta de un gobierno de salvación, programa mínimo, manos limpias y elecciones en un año». No obstante, la mayoría insiste en que la clave de todo es «lo que haga Ciudadanos».

Desde la dirección socialista se expresa que la situación en Cataluña «lo condiciona todo». La aritmética para el PSOE tiene muchas posibilidades pero a su vez profundos problemas potenciales. El más evidente es que si Ciudadanos no accede ni siquiera a una abstención, el PSOE necesita además de a Podemos el voto de los dos partidos independentistas catalanes y la abstención del PNV.

Todos en el PSOE coinciden en que «no es deseable», en boca de un dirigente, recurrir a esos apoyos para llegar a Moncloa. En el pasado ese fue uno de los motivos que adujeron los críticos con Sánchez para iniciar su derribo. El líder del PSOE, que ha endurecido su estrategia sobre Cataluña, tampoco lo desea. Pero en la dirección dicen que una cosa es eso y otra que eso impida al PSOE «tomar la iniciativa». Entienden que no puede ser una excusa.

Por eso en todo el partido existe la preferencia de que la moción salga adelante con el apoyo de Podemos y Ciudadanos. Esta mañana se conocerá de qué forma plantea la moción Sánchez y si se circunscribe a esta posibilidad o no. El hecho de haber presentado una moción de censura hace semanas en la Comunidad de Madrid ha pesado en el debate. «Aquello era mucho menos grave», reconocen en Ferraz.

En Ciudadanos se quiere esperar a escuchar hoy a Sánchez para valorar los términos de su anuncio. En la cúpula naranja dicen no contemplar de momento apoyar a Pedro Sánchez, menos aún pensando en dos años más de legislatura. Pero también se reconoce que la situación empieza a ser insostenible: «Vamos a ver cómo van los acontecimientos en las próximas horas, pero esta legislatura está quedando muy tocada. No habrá margen para ningún acuerdo», advierte un alto dirigente de Ciudadanos.

En la formación se empieza a barruntar fórmulas intermedias, en las que primaría la apuesta por una inminente convocatoria electoral. En el pasado ya utilizaron la fórmula del «candidato instrumental», esto es, investir un candidato cuyo único fin sea convocar elecciones. Pero en Ciudadanos se empieza a reconocer que puede ser inasumible mantener a Rajoy.