Podemos pidió ayuda al PP para bajar del «gallinero»

Íñigo Errejón llamó a Rafael Hernando para puentear al PSOE y acordar un nuevo reparto del hemiciclo

MadridActualizado:

A pesar de que el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, aseguraba en público que no iría con el PP «ni a la vuelta de la esquina», su portavoz parlamentario, Íñigo Errejón, descolgó la semana pasada el teléfono y pidió ayuda al portavoz popular, Rafael Hernando, para bajar de las últimas filas del hemiciclo donde el PSOE quería mantenerles, de momento, como arma a usar durante las negociaciones de investidura.

Según fuentes conocedoras de las negociaciones, Hernando explicó entonces a Errejón que no había sido idea suya colocarles en el gallinero sino que él mismo había realizado una primera propuesta al PSOE el pasado 14 de enero, un día después de constituirse las Cortes, tras hablar con todos los grupos. Y que esta propuesta situaba en las primeras filas del hemiciclo a las cuatro grandes formaciones parlamentarias: PP, PSOE, Podemos y Ciudadanos.

Sin embargo, el portavoz socialista, Antonio Hernando, propuso al portavoz de la formación naranja, Juan Carlos Girauta, enviar a las últimas filas a los diputados de Podemos y éste no lo vio mal. «Nos dijeron que ellos estaban de acuerdo y como respetaban nuestro espacio, les advertimos de que no estaba bien pero aceptamos el acuerdo que tenían», admiten desde el PP.

Propuesta del PP

En aquel momento, los populares aún esperaban que los socialistas se avinieran a facilitar la investidura de Mariano Rajoy y no quisieron abrir brecha con el PSOE. Esta semana, desaparecida esa posibilidad, Hernando envió a Errejón su propuesta inicial. Y éste trabajó sobre este reparto que, con muy ligeras modificaciones, es el que la vicepresidenta tercera, Gloria Elizo, presentó en la reunión de la Mesa del Congreso el pasado martes.

La propuesta cogió por sorpresa a Ciudadanos y PSOE que pidieron una semana de plazo para estudiarla pero en ese momento intervino la vicepresidenta primera, la popular Celia Villalobos, para forzar la votación. Su argumento era intachable: si a Podemos no se le había concedido una semana de plazo para estudiar la primera propuesta aprobada, tampoco ahora PSOE y Ciudadanos podían recibir esa ventaja.

El nuevo reparto no figuraba en el orden del día pero contaba con el apoyo de la mayoría de la Mesa, tres votos del PP más dos de Podemos, de manera que fue sometida a votación y tanto al PSOE como a Ciudadanos no les quedó otro remedio que apoyarla.

«No nos avisaron» critica el PSOE

Los socialistas, en público, han intentado trasladar esta semana la idea de que el nuevo reparto del hemiciclo emana de su cesión y de la concordia. Incluido el presidente del Congreso, el socialista Patxi López, que cargó a Villalobos la responsabilidad de la primera ubicación de Podemos se felicitó por el acuerdo unánime en el reparto de escaños.

Sin embargo, a puerta cerrada fuentes del grupo reconocen que la realidad ha sido otra. «El PP ha querido dar cariño a Podemos para fastidiarnos a nosotros, por no facilitar el gobierno de Mariano Rajoy. Llegaron al acuerdo con Podemos a nuestras espaldas, sin avisarnos», critican las mismas fuentes, admitiendo que apoyaron el nuevo reparto aunque, en realidad, no estaban de acuerdo.