Pancarta de apoyo a los refugiados colgada en la fachada del Ayuntamiento de Madrid el año pasado
Pancarta de apoyo a los refugiados colgada en la fachada del Ayuntamiento de Madrid el año pasado
Inmigración

Las peticiones de asilo se han disparado en España un 430% en tres años

Ante la avalancha de solicitudes, el Gobierno ha contratado casi cien interinos para reforzar la Oficina de Asilo y Refugio

Actualizado:

España vive una auténtica avalancha de solicitudes de asilo por parte de inmigrantes que llegan a nuestro país y que alegan su condición de refugiados. En solo tres años, el volumen de peticiones de este tipo se ha disparado un 432%. El fenómeno ha alcanzado tal dimensión en este último trienio que el Gobierno ha tenido que contratar un centenar de funcionarios interinos para reforzar la Oficina de Asilo y Refugio.

Según los datos oficiales del Gobierno, en 2017 un total de 31.667 inmigrantes solicitaron asilo en España, frente a las 5.952 peticiones que se contabilizaron en 2014.

Durante el último decenio se ha producido una acelerada escalada de solicitudes de asilo, que se acentuó a partir de 2009 y que se disparó desde 2014 hasta alcanzar un récord histórico en 2017. De los alrededor de 3.000 inmigrantes que solicitaron asilo en 2009 se ha pasado a los 31.667 que lo hicieron durante el último año.

Esta escalada que se ha producido en España contrasta con la reducción de las peticiones de asilo que se registró en el conjunto de la UE durante 2017. Mientras en el conjunto de Europa las solicitudes de petición internacional de inmigrantes se redujo un 43% en comparación con 2016, en España aumentaron un 92%.

Por nacionalidades, los venezolanos se han convertido en los primeros solicitantes de protección internacional en España, seguidos de los sirios. Según han explicado fuentes oficiales, la avalancha de peticiones se produjo a partir de 2015, coincidiendo con el estallido de la crisis humanitaria en el Mediterráneo Oriental provocada por las oleadas de refugiados que huían de la guerra de Siria y del terror del ISIS. A partir de 2016, a eso se ha unido el flujo de venezolanos que huyen del régimen de Nicolás Maduro.

Según los datos oficiales facilitados por el Gobierno, la escalada en las cifras de solicitantes de asilo le ha llevado a incrementar en un 105% la partida presupuestaria dedicada a la protección internacional. Y una parte esencial ha sido reforzar las estructuras administrativas que se dedican a cursar esas solicitudes, analizarlas y determinar si procede o no conceder el asilo.

Entre finales de 2015 y principios de 2016, el Ministerio del Interior incorporó a su Oficina de Asilo y Refugio a 94 funcionarios interinos, con los que «prácticamente» se ha duplicado la plantilla de este organismo, según han indicado las mismas fuentes.