Pedro Sánchez, junto a Cristina Narbona y Adriana Lastra
Pedro Sánchez, junto a Cristina Narbona y Adriana Lastra - JOSÉ RAMÓN LADRA

Narbona afirma que «no sería responsable» que Sánchez fuera a la investidura sin negociarla

La presidenta del PSOE asegura que el presidente en funciones está negociando sus apoyos

MadridActualizado:

La presidenta del PSOE y vicepresidenta del Senado, Cristina Narbona, ha asegurado este martes que el presidente del Gobierno en funciones y candidato a la reelección, Pedro Sánchez, está negociando sus apoyos porque, a su juicio, «no sería responsable» ir a la investidura sin haberlo hecho.

Así lo ha puesto de manifiesto en declaraciones a los periodistas antes de acudir al desayuno informativo protagonizado por el presidente del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), José Félix Tezanos, como recoge Ep.

Narbona no se ha pronunciado sobre la fecha en la que podría celebrarse la sesión de investidura de Sánchez aunque ha confirmado que será « pronto», tal y como apuntó este lunes el secretario de Organización de los socialistas, José Luis Ábalos.

La dirigente socialista espera que los apoyos que Sánchez y el PSOE están negociando para la investidura lleguen «lo antes posible», si bien ha recalcado que con o sin ellos habrá sesión de investidura «pronto».

Preguntada sobre si ve arriesgado ir a esa investidura sin darle los números, Narbona ha insistido en que Sánchez está trabajando y «mucho» para lograr la mayoría necesaria porque, ha dicho, «no sería responsable» no hacerlo, y confía en no tener que repetir elecciones. «Esperemos que no», ha concluido.

Estas declaraciones van en el sentido contrario a lo que dijo ayer Ábalos, quien dijo que Sánchez está dispuesto a enfrentarse a una investidura sin tener garantizados los apoyos, aun a riesgo de que pueda resultar fallida, para «no decepcionar» ni a los electores ni al Rey.

Con ello, Sánchez activará lo que él mismo llamó el «reloj de la democracia», cuando en 2016 el entonces presidente del PP, Mariano Rajoy, declinó el mandato del rey de presentarse a la investidura y decidió hacerlo él para desbloquear la situación y que empezaran a correr los plazos hacia la repetición de elecciones.