El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, en el Congreso de los Diputados - ÁNGEL DE ANTONIO / Vídeo: Kichi advierte a Monedero que la gente no perdonará el «cambio de bando»

Iglesias y «Kichi» recrudecen la crisis en Podemos al afearse sus contradicciones

El secretario general de la formación asegura que dimitirá si la participación en la consulta es baja

MadridActualizado:

Son muchas las preguntas sobre la verdadera utilidad de la consulta que Pablo e Iglesias e Irene Montero han convocado para que la militancia de Podemos decida sobre si deben continuar o no al frente de la formación. Tanto es así, que algunos de los miembros del partido consideran que se trata de un proceso innecesario. Pero más allá del motivo que ha llevado al partido a convocar la consulta, el secretario general y la portavoz pondrán a prueba la confianza en su liderazgo.

Por eso, algunas voces de la formación quisieron destacar que en este caso convendría no solo mirar hacia los resultados de una votación, sino también al número de inscritos que podrían decidir respaldar el liderazgo de Iglesias y Montero, y, por extensión, a la participación. Algunos de estos miembros también quisieron apuntar a la abstención no solo para penalizar un liderazgo, sino como forma de castigar una gestión, la de la crisis del chalet.

Iglesias salió ayer al paso para intentar cortar una suerte de «victoria débil» y aseguró que si la participación es baja « sería un fracaso y nos obligaría a dimitir». Preguntado en la «Cadena Ser» por qué cifra de participación le parecería adecuada para aceptar como válido el resultado, Iglesias dijo que le corresponde «a la ciudadanía» valorar e interpretar este dato, pero se refirió a la participación de otras consultas del partido como barómetro o índice de referencia para medirlo. «El récord está en Vistalegre, con 120.000 votos, y si hubiera más sería espectacular, pero eso que lo valore la ciudadanía», insistió.

El líder de Podemos también valoró el enfrentamiento entre el cofundador de Podemos Juan Carlos Monedero y el alcalde de Cádiz, José María González, «Kichi». Monedero lo acusó de vender armas a la dictadura de Arabia Saudí -en referencia a los astilleros gaditanos-. «Kichi» publicó ayer una carta dirigida a Monedero en «El Diario de Cádiz», donde le recordó a su compañero de partido que la gente «perdonaría incoherencias, pero nunca que cambiemos de bando». «Me niego a aceptar que los adversarios de Podemos estén dentro del partido», defendió Iglesias, que le recordó a Kichi que él salió en su defensa ante situaciones a su juicio complicadas: «Cuando dio una medalla a una Virgen de madera y muchos de los nuestros lo criticaron yo salí a defenderlo porque creo que hizo lo mejor para su ciudad».

La votación

Las dudas también se han centrado estos días en las garantías de la consulta. Este y otros medios publicaron ayer que habían logrado votar en repetidas ocasiones. Fuentes del partido manifestaron que se puede cambiar el voto las veces que se considere mientras se mantenga abierto el proceso, pero que solo contará el último. Estas mismas fuentes explicaron que cuando una persona se inscribe en la plataforma digital del partido, se genera una suerte de código. Cuando ejerce su voto, se genera otro «código de voto», que va unido al código de inscrito. El inscrito puede cambiar tantas veces como quiera su voto, pero el único que cuenta, afirman desde la formación, es el último, porque cada código de voto invalida al anterior.