Las grandes empresas y la CE esperan un gran acuerdo entre Rajoy y Sánchez

Los presupuestos de 2016 ya aprobados facilitarían hasta dos años de estabilidad

MADRIDActualizado:

Las negociaciones entre el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, para la formación de un gobierno estable en España están teniendo dos espectadores de primer nivel: las empresas del Ibex-35 y el Ejecutivo comunitario.

Fuentes cercanas a grandes empresarios reconocen el deseo general de que los dos grandes partidos sean capaces de alcanzar un acuerdo que permita avanzar en las reformas que necesita España para consolidar la recuperación económica y la creación del empleo.

«Nos tendremos que entender con quien gobierne, lógicamente, pero cruzamos los dedos porque se produzca un gran pacto de Estado que, por otra parte, debió haberse producido ya hace años», admiten desde una de las mayores empresas del Ibex-35.

La posibilidad, no obstante, de un pacto del PSOE con la izquierda radical de Podemos y ERC sigue en el horizonte por lo que nadie quiere alzar la voz alta. «Ya nos hemos significado en otras ocasiones y nos han llovido las críticas», aseguran desde una de las grandes corporaciones de nuestro país. Tan solo José Oliu, presidente del banco Sabadell, y Juan Rosell, presidente de la CEOE, se han atrevido a hablar sin tapujos.

Primero: el turno del PP

Para el banquero catalán, los resultados de las urnas «obligan a los políticos elegidos a buscar grandes pactos de Estado, antes imprevisibles, poniendo por delante el bien del país». «Durante los próximos días o meses podremos valorar el resultado de estos pactos. Pero ahora le corresponde al partido más votado intentar buscar soluciones para formar gobierno», ha asegurado el banquero que, además, pide celeridad en el proceso.

«La incertidumbre que los resultados manifiestan debería resolverse cuanto antes para mantener el ritmo económico necesario». En la misma línea se ha expresado el patrón de los empresarios, quien remarcó ayer que «es el momento de dejar atrás los eslóganes de campaña y a formar un Gobierno de coalición». Rosell recordó que esta es una fórmula que funciona y que ya aplican 22 países europeos. «Los partidos tienen que cambiar el chip y dialogar para llegar a un gobierno de coalición, lo que no es tan complejo y difícil», manifestó Rosell.

También los inversores parecen descontar la posibilidad de un pacto de Estado. Tras las fuertes pérdidas registradas el lunes en los mercados, cuando el Ibex cerró con unas pérdidas superiores al 3,5% y la prima de riesgo también subió siete puntos básicos, la estabilidad ha sido la tónica reinante en los mercados nacionales. Ayer, el Ibex cerró con una subida del 2,39% (9.641 puntos) y la prima en un punto más, alcanzando los 125.

El camino, no obstante, no será fácil. «No se trata solo de lograr la investidura, sino de gobernar después. El pacto tiene que ser sólido y amplio porque luego hay que gobernar y aprobar leyes, en las que tendrán que estar de acuerdo, pero las coaliciones están a la orden del día en Europa y es posible», subrayan las mismas fuentes.

En este sentido, la aprobación el pasado mes de septiembre de los Presupuestos Generales del Estado para 2016 es un gran activo a favor de la coalición. Las cuentas aseguran el cumplimiento de los compromisos económicos pactados con la Comisión Europea para el próximo año y la legislación permite prorrogarlos un año más, lo que supone un gran balón de oxígeno para la estabilidad del nuevo gobierno aún en caso de que surjan fuertes diferencias ideológicas entre los socios.

El precedente de Portugal

Precisamente, desde Bruselas se sigue con especial atención cualquier novedad en el escenario político español. «La preocupación entre los líderes europeos y la propia Comisión es menor respecto al panorama político que ofrece España que el que se ha producido en Portugal. La sensación es que en Madrid se impondrá la razón y el sentido común y el pacto entre el PP y el PSOE sale adelante», explican fuentes del Parlamento europeo.

Al igual que les sucede con las grandes empresas españolas, ningún alto cargo político quiere significarse ante la posibilidad aún existente de un pacto entre PSOE y Podemos, pero todas las fuentes consultadas por ABC subrayan la preferencia hacia una gran coalición de los dos grandes partidos.

De hecho, este mismo lunes la portavoz del Ejecutivo comunitario Mina Andreeval reconocía de manera elegante que «pese a todas las dificultades, tenemos gran esperanza de que un Gobierno estable pueda ser formado, de manera que España pueda seguir trabajando en estrecha colaboración con las instituciones y socios de la Unión Europea». Una elegante y sigilosa fórmula para alentar el pacto entre PP y PSOE.