Frente común contra la inmigración irregular

El presidente Sánchez se reúne con la cánciller alemana, Angela Merkel, para abordar los retos que afronta la Unión Europea

Actualizado:

Hacer frente común ante la europa xenofóba y populista. Complicada tarea para incomparable entorno. Doñana es residencia veraniega de los presidentes de la actual democracia. Once mil hectáreas para descansar y trabajar. Sobre todo el expresidente Felipe González, que allí recibió, prácticamente cumbres bilaterales, a los principales líderes internacionales de la época, incluido, hace casi 30 años, al canciller alemán Helmut Khol.

Ahora es su heredera Angela Merkel, que regresa a España para fortalecer el nuevo eje Berlín-París-Madrid. Reeditar la buena sintonía que la mandataria mantenía con Mariano Rajoy y más ahora, ante los grandes retos que la Unión Europea tiene ya sobre la mesa. Es el menú que, entre croquetas de rape y corvina, Merkel y Sánchez van a abordar durante su estancia en este paraje onubense. Desde la recta final del Brexit, pasando por profundizar en la Unión Económica y Monetaria, en la defensa común o contrarrestar la estela de Donald Trump.

Tanto en cuestiones económicas y militares como, sobre todo, en la deriva migratoria, que en Europa está protagonizando el racismo y la derecha más ultra. No habrá firma, pero sí se prevén avances importantes también en esta cuestión con la que presentarse con una propuesta firme a la próxima cumbre del día 20: centros cerrados de atención en todos los países, reparto equitativo también de los propios migrantes entre cada uno de los socios de la Unión y más recursos para dar respuesta al fenómeno que vive la frontera sur de Europa.