La ministra de Defensa, Margarita Robles, a su llegada este jueves a Beirut
La ministra de Defensa, Margarita Robles, a su llegada este jueves a Beirut - EFE

España hará un último esfuerzo para asumir el liderazgo de la misión de la ONU en Líbano

La ministra de Defensa visita a las tropas destacadas en Líbano en su primer viaje a una misión internacional

Enviado especial a Marjayún Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La ministra de Defensa, Margarita Robles, se ha desplazado hoy jueves a Líbano en su primera visita a una misión internacional desde que asumiera el cargo, hace tres semanas. El viaje se produce cuando está a punto de expirar el mandato actual del jefe de la misión de la ONU, el general irlandés Michael Bery, y a cuyo liderazgo aspira el general español Luis Cebrián.

Fuentes militares han confirmado que España pugna por el mando de la misión, como ha avanzado hoy ABC, aunque han reconocido que pese a que la diplomacia española hará un «último esfuerzo» para asumir el relevo, será «muy complicado». La ONU ha pospuesto para la primera quincena de julio una decisión que debió tomar en mayo. Además del general Luis Cebrián, aspiran al puesto el finlandés Mauri Koskela y el italiano Stefano del Col.

España tiene desplegado en la actualidad un contingente de 610 efectivos en la que es la misión más longeva y numerosa de las Fuerzas Armadas. El Ejército español está en Líbano desde el año 2006 dentro de la misión de la Fuerza Provisional de Naciones Unidas para Líbano (Unifil) con el objetivo vigilar el cese de hostilidades entre la milicia de Hizbolá e Israel, que en los últimos años han mantenido un frágil alto el fuego.

El contingente español llegó a tener desplazados hasta 1.100 cascos azules en el inicio de la misión, y desde 2012, con la nueva estrategia que incluía una reducción de cascos azules en la zona, se mantiene entre 600 y 700. Si España asumiera el liderazgo de la misión, Defensa tiene previsto reforzar el contingente con más soldados y medios, con el probable despliegue de vehículos de armamento pesado Centauro y un buque de acción marítima (BAM).

Defensa subraya que la visita a Líbano debe encuadrarse en el compromiso del nuevo Gobierno en las misiones de paz de la ONU, y en cualquier caso ha descartado reducir la presencia militar en el país árabe si el mando de Unifil no recae finalmente en manos españolas: «Sería una irresponsabilidad».

España es el octavo país contribuyente por número de efectivos a la misión y el tercero de la Unión Europea, por detrás de Italia (1.118) y Francia (674). Nuestro país ya asumió a principios de año el mando rotatorio de la misión de entrenamiento de la Unión Europea en Malí, con María Dolores de Cospedal como ministra, lo que llevó al Congreso de los Diputados a aprobar un incremento en el número de efectivos de 140 a 292.

«Marca España»

La ministra Robles ha sido recibida en el aeropuerto de Beirut por el embajador español, José María Ferré de la Peña, y antes de desplazarse en helicóptero a la base Miguel de Cervantes, en Marjayún, se ha reunido con su homólogo libanés. En la base española ha presidido el acto de homenaje a los caídos en combate. Durante estos doce años, en Líbano han perdido la vida catorce cascos azules.

Posteriormente, en un discurso ante el destacamento español, Robles ha transmitido a los soldados el orgullo por la labor que están realizando: «Esta ministra y este Gobierno nos sentimos orgullosos de su trabajo». Las Fuerzas Armadas, ha dicho Robles, «son la mayor representación de la Marca España» y también una «garantía para la paz y la libertad».

En su discurso, Robles solo ha transmitido el reconocimiento del presidente del Gobierno, y no del Rey, el mando supremo de las Fuerzas Armadas. Tampoco ha brindado, como suele ser habitual en estas intervenciones, ni ha dicho «Viva el Rey».

Ubicada entre Israel, que hace frontera al sur, y Siria, que lo rodea por el norte y el este, Líbano vive una constante inestabilidad por los conflictos internos y las guerras en los países de la zona. En un país habitado por 4,2 millones de habitantes hay que añadir 280.000 palestinos que viven en campos de refugiados y entre 1,5 y 2 millones de refugiados sirios. En las últimas fechas, con la normalización de la situación en Siria, se ha advertido un paulatino regreso de los huidos de la guerra a su país.

Las tropas españolas tienen entre sus cometidos velar por el cese de hostilidades entre Hizbulá e Israel y dar apoyo a las Fuerzas Armadas locales para evitar la infiltración de terroristas del Dáesh y la entrada de armas ilegales en el sur del país. También están desplegadas a lo largo de la denominada Línea Azul, la separación con Israel que marcó la ONU para evitar un conflicto armado como el de 2006. Tras la reducción de efectivos del año 2012, España ha mantenido su compromiso de conservar las capacidades necesarias para que la operación no sufriera merma.

La misión de la ONU cuenta en la actualidad con más de 10.000 efectivos de 41 naciones. El grueso del contingente español está desplegado en la base Miguel de Cervantes, en Marjayún, al este del país y a 50 kilómetros de la frontera con Siria. También hay militares españoles en el Cuartel General de la misión en Naqoura. España lideró esta misión, en la que han perdido la vida catorce cascos azules, entre 2010 y 2012, que se convirtió en el primer militar español en comandar una operación multinacional de paz de Naciones Unidas.