Reparto de escaños por provinciasPincha para ver el reparto de escaños. El escaño de Ceuta y el de Melilla sería para el PP

Encuesta Elecciones GeneralesConsulta los resultados provincia a provincia: el PSOE sería la primera fuerza en Madrid, Barcelona y Sevilla

Los socialistas remontan a los populares en diecisiete provincias respecto a las elecciones de 2016. Mientras el PSOE capitaliza el voto perdido por Podemos en las pequeñas provincias, el PP pierde escaños por la fragmentación del centro-derecha, a veces sin que estos vayan a parar a Ciudadanos ni a Vox

MadridActualizado:

La división del voto del centro-derecha cambiará de forma sustancial el color del mapa político en las elecciones del 28 de abril, al favorecer de forma directa al PSOE. Los socialistas, gracias a la fragmentación del voto del PP, Ciudadanos y Vox, controlarían la mayoría del Senado, la Cámara que puede aprobar el 155, según los datos del último barómetro de GAD3/ABC.

[Pincha en cada provincia del mapa interactivo para ver el reparto de escaños.]

A cinco semanas del domingo electoral, si el centro derecha se presentara en un solo bloque, sería el más votado en un total de 36 provincias. En esa situación de hipotética unidad del PP, Ciudadanos y Vox, una alianza de PSOE y Unidos Podemos tendría que conformarse con ser el bloque más votado en 12 provincias.

Pero ese escenario por bloques se queda en una hipótesis, pues el centro derecha se presenta a las elecciones generales dividido en tres partidos. Así, según la encuesta de GAD3 que hoy publica ABC, el PP solo sería el partido más votado en ocho provincias (Orense, Zamora, Salamanca, Ávila, Segovia, Burgos, Palencia, Murcia), más Navarra, donde los populares se presentan en la candidatura «Navarra suma», con UPN y Ciudadanos.

El partido de Sánchez, en cambio, pasaría a ser el más votado en un total de 37 provincias. La división de voto del centro derecha daría la victoria al PSOE en 29 provincias, a las que sumaría otras ocho donde ganaría igual. El PSOE sería el partido más votado en todas las provincias de Andalucía, de la Comunidad Valenciana, de Extremadura, de Aragón y de Castilla-La Mancha. Sánchez lograría ser la primera opción en la circunscripciones de Madrid, Barcelona y Sevilla.

Solo se desmarcan del «bipartidismo» cuatro provincias españolas: Vizcaya y Guipúzcoa, donde ganaría el PNV; y Lérida y Gerona, donde ERC sería la formación política con más votos.

En la situación actual, el único partido que tiene garantizado sumar escaños al Congreso en todas las circunscripciones es el PSOE (ver mapas superiores). Los socialistas se ponen por delante así del resto.

El PP, sin embargo, tendría cuatro provincias en blanco. El partido de Pablo Casado lograría escaño en toda España menos en Guipúzcoa, Tarragona, Lérida y Gerona. Los populares hacen agua así en tres de las cuatro provincias catalanas. Conservarían el único escaño que se reparte tanto en Ceuta como en Melilla.

Mucho peor lo tiene Ciudadanos. El partido de Albert Rivera logra representación en todo el litoral, desde Cádiz hasta Barcelona. También está fuerte en el centro de España y en parte del norte, pero en zonas del interior flojea con claridad.

Podemos tiene una presencia muy irregular en todo el territorio nacional, y no existe en comunidades como las dos Castillas, Extremadura o Cantabria. A Vox se le ve más fuerte en Andalucía, Comunidad Valenciana y Madrid.