Josep Antoni Duran i Lleida presenta su libro El Riesgo de la Verdad, en Barcelona
Josep Antoni Duran i Lleida presenta su libro El Riesgo de la Verdad, en Barcelona - Oriol Campuzano
Entrevista

Duran i Lleida: «La Unión Europea no nació para crear nuevos Estados»

Lo ha sido todo en política (concejal, consejero autonómico, diputado regional, nacional y europeo) y lo explica en «El riesgo de la verdad»

BarcelonaActualizado:

Ha escrito un libro de memorias, ¿Duran no volverá a la política?

No, no volveré. Soy militante de base de Units per Avançar. La política se acabó para mí. Es una etapa de mi vida de la que tengo buenos recuerdos.

¿Cree que podría haber hecho algo más para evitar llegar a la situación en la que estamos en Cataluña?

Siempre se puede hacer algo más. Es evidente que fracasé en evitar que Convergència girase hacia el independentismo entre 2012 y 2015. No soy independentista, no lo he sido nunca y no lo seré. He nacido en Aragón, tengo mi familia en Aragón. Me siento muy identificado con los europeos y con gente de habla española… pero no me siento tan identificado con todos ellos como puedo sentirme identificado con un riojano. Soy un catalán que nació en Aragón, que tiene una lengua y una cultura, que entiende a Cataluña como una nación cultural, que se incluye en el proyecto de España.

Además, en el mundo que vivimos, el del siglo XXI, la independencia no tiene sentido. Cuanto más seamos, más fácil será garantizar el futuro. También el humanismo cristiano es uno de los cordones umbilicales de mi filosofía política. El independentismo ha provocado una ruptura de la cohesión de la comunidad. Y soy europeísta. Europa no se crea para crear nuevos Estados.

¿Qué le diría a los dirigentes del PDECat que dicen en privado que quieren romper con Puigdemont pero que no lo hacen por el temor electoral, sobre todo por la cita municipal?

Lo que tengo que decirles se lo he dicho en privado. No me atrevo a hacerlo públicamente. Pero aplazar las decisiones, y en esto sí tengo experiencia, no soluciona nada. El cambio de agujas por parte de Artur Mas de desviar el tren de CDC e intentar arrastrar el vagón de Unió hacia el independentismo se produce en 2012. Unió no rompe, aguanta. Va de vagón de remolque. ¿Por qué no lo hicimos? Tiene sentido, aunque no sirvió de nada. Mucha gente, del mundo empresarial y del mundo sindical, nos decía: aguantad, sois la garantía de que no acabe de irse de la vía el tren por el cambio de aguja. No sirvió de nada.

En 2014, CDC nos apretó definitivamente para que dijéramos sí o no de cara al 9-N. Era la hoja de ruta de CDC y ERC. Entonces dijimos que para romper teníamos que esperar tras las municipales. Así lo hicimos, y la respuesta fue la misma por parte de los líderes locales de Unió: unos nos siguieron y otros no, porque en sus municipios tenían concejales de CDC. Esperar no sirve para nada. Hay gente del PDECat que lamenta que le hayan dado el liderazgo a Puigdemont. Más allá de que deberían pensar quién es el responsable de esto, dicen que Puigdemont les de miedo. El PNV sería un buen ejemplo.

El PDECat debería explicar a sus bases lo que le ocurrió al PNV con la crisis de Garaikoetxea. ¿Dónde está ahora Eusko Alkartasuna y dónde el PNV? Y luego el PNV volvió a probar la medicina con el plan Ibarretxe. Por eso se posicionan como lo hacen frente al viaje estéril del independentismo catalán.

¿Qué le viene a la cabeza si le digo Jordi Pujol…

Ha sido un gran periodista… perdón, un gran político. Y ha aportado mucho a Cataluña y a España. Tiene una sombra que deberá ser la Justicia quien la aclare. Fue español del año por el ABC. No podemos ignorarlo.

Artur Mas…

No tiene ni de lejos la consistencia política de Pujol, pese a que trató mejor que este a Unió. Esta falta de consistencia política ha permitido que otras personas con menos talla aún influyeran en el cambio de agujas del catalanismo al independentismo. Mas es una persona con gran responsabilidad. ¿Por qué fue presidente Puigdemont? Por Mas. A Puigdemont se le reprocha que no hubiera convocado elecciones el 27 de octubre, ¿y por qué no las convocó Mas en enero de 2016 en lugar de ceder y permitir un presidente que pedía la CUP?

Quim Torra...

Es un pobre hombre marioneta de Puigdemont.

Josep Tarradellas…

Fue un gran presidente. Tozudo. Pujol y Tarradellas nunca fueron amigos políticos. Pero los dos eran conscientes de la grandeza política de cada uno.

Pedro Sánchez…

Debo agradecerle que en el tema catalán ha sido capaz de no echar más gasolina al fuego y de deshinchar un poco el clima.

La última pregunta. ¿Es optimista?

No. Esto va a ser largo y duro. A España y Cataluña les falta una fuerza política de centro que sea capaz de centrar a la derecha o a la izquierda según convenga. La inestabilidad será lo que predomine los próximos tiempos. No es bueno para nadie. No son tiempos fáciles y lo vamos a pagar.