Fotograma de la serie «La Que Se Avecina»
Fotograma de la serie «La Que Se Avecina» - Youtube

Detenidos tres miembros de «Los Payasos Justicieros», la banda criminal inspirada en la serie «La Que Se Avecina»

Los jóvenes detenidos habrían sido responsables de daños en autobuses, robos de ciclomotores y diversos incendios

EFE
LogroñoActualizado:

Tres jóvenes de Logroño, de entre 19 y 23 años, permanecen en prisión provisional al ser considerados los presuntos autores de varios delitos de daños e incendio, al quemar coches y romper marquesinas de autobús en la capital riojana y otras localidades cercanas.

El jefe regional de operaciones de la Jefatura Superior de Policía de La Rioja, José Ángel Sanz, ha ofrecido hoy diferentes datos de la operación policial que llevó a la detención de seis jóvenes por estos hechos, la mitad de los cuales han sido puestos en libertad con cargos.

En la comparecencia ha participado también, el jefe de sección de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) de esta Jefatura, el inspector jefe Carlos Martín.

Han detallado que los seis detenidos tienen entre 16 y 23 años, todos del mismo grupo de amigos; los puestos en libertad son dos menores y una chica.

Según las investigaciones, que siguen abiertas, el origen de estos sucesos podría estar en una venganza personal, que luego derivó en más acciones violentas por parte de los detenidos.

El inspector jefe ha asegurado, después de la venganza vino «la diversión y también la ocultación de pruebas al calcinarlas», y ha añadido que los detenidos «carecen de empatía, y tienen un perfil narcisista que busca salir en los medios y jactarse de lo hecho».

Por eso mismo, según las fuentes de la investigación han señalado, los detenidos subían contenidos a las redes sociales de sus fechorías, en el que animaban a otras a unirse, bajo el nombre «payasos justicieros».

Además, los policías han recordado que, desde el pasado 14 de junio, ha habido daños en diez automóviles que fueron quemados, seis de ellos en el lugar en el que estaban aparcados, y cuatro, que previamente habían sustraído, los quemaron en otros lugares.

También se les atribuye la sustracción de un ciclomotor, que también quemaron, un incendio en «Bodegas Marqués de Murrieta»; y daños en otros dos coches.

Sin embargo, ha reconocido Martín, «lo que más preocupó» a los investigadores, fue los incendios de coches en tres garajes comunitarios de Logroño, donde se produjeron daños en otros veintitrés vehículos, además de provocar «gravísimas» afecciones en las infraestructuras de los inmuebles y «poner en peligro la vida o la integridad física de sus moradores».

Los investigadores han detallado que estos incendios tuvieron lugar entre las dos y las cuatro de la madrugada, «momento en el que la mayoría de los vecinos estaban dormidos e imposibilitados de cualquier reacción ante el fuego, por lo cual aumentaba el riesgo para la vida de la gente».

Asimismo, han precisado que, en el trascurso de las investigaciones de los incendios, «se pudo esclarecer y detener a los autores de otro hecho delictivo que generó también gran alarma social, como fue la rotura de las lunas de 53 marquesinas de autobuses y de las lunas de varios vehículos, en Logroño y alrededores».

Para provocar estos daños, valorados en más de 23.000 euros, utilizaron un tirachinas y unas canicas de cristal.

En estos hechos, que ocurrieron la noche del 19 al 20 del pasado mes de julio, en los que se detuvo a un hombre y una mujer, la policía se incautó, además de los efectos utilizados para romper las marquesinas, de una garrafa de plástico de color rojo que contenía unos dos litros de gasolina.

Así fue como los investigadores comenzaron a relacionar los dos hechos delictivos, ha precisado Martín

También se ha podido determinar, según los investigadores, que parte de los detenidos en esta operación policial, en concreto los dos menores de edad, «también estuvieron implicados en la sustracción de veinte ciclomotores, entre el pasado mes de diciembre del año pasado y junio del presente año, que concluyó con una operación policial en la que se detuvo a diez jóvenes».

Por estos hechos se acusa a los detenidos de un presunto delito de Incendio, que puede conllevar penas de prisión de entre diez y veinte años, si el juez considerara que había riesgo para la vida de las personas; y también de un delito de daños, penado con entre uno a tres años de cárcel.

La operación, denominada «Operación Ascuas», ha sido desarrollada por agentes de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) de la Brigada Provincial de Policía Judicial, de la Unidad de Prevención y Reacción (UPR), del Grupo de Atención al Ciudadano (GAC) de la Brigada Provincial de Seguridad Ciudadana, de la Brigada Provincial de Información-TEDAX y de la Brigada Provincial de Policía Científica, adscritas todas ellas a la Jefatura Superior de Policía de La Rioja.