Cospedal pasa página en Castilla-La Mancha y se prepara para la Comisión de Exteriores

Tirado renuncia a liderar el partido regional y Francisco Núñez avanza su candidatura

Toledo / MadridActualizado:

Como se esperaba, la presidenta del PP de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, anunció ayer en Toledo que «ha llegado el momento de ceder el testigo» en la Presidencia del partido en la región, y aseguró que ha sido una decisión «dura» pero que lo hace por «lealtad». Y lo hizo durante la reunión de la Junta Directiva en la que se acordó que el 7 de octubre se celebrará en Albacete el congreso regional que elegirá a su sucesor, puesto para el que ya han comenzado a aparecer precandidatos.

El primero en dar el paso ha sido el presidente del PP de Albacete y alcalde de Almansa, Francisco Núñez, quien, tras la reunión, anunció, arropado de los otros cuatro presidentes provinciales del partido en la región, que va a presentar su candidatura para suceder a Cospedal. Una decisión que hizo pública tras conocerse que el actual secretario general del PP, Vicente Tirado, uno de los nombres que más había sonado para suceder a Cospedal, daba un paso al lado para dar el relevo a otras generaciones.

Muy emocionada e, incluso, con lágrimas en algunos momentos, la todavía presidenta del PP regional reconoció también que «no ha sido fácil» tomar la decisión de no continuar al frente del partido, y aunque recordó todos los cargos que ha ostentado desde que empezara a liderar la formación regional hace doce años, dijo que «lo que ha sido lo más importante y lo que más ha llenado mi corazón ha sido ser la presidencia del partido en Castilla-La Mancha». Por eso, agradeció al PP regional que le mostrara siempre su apoyo y solidaridad, incluso, «cuando no era fácil» y tuvo que compaginar su cargo con el de secretaria general.

Gobierno «incompetente»

Cospedal, que ha sido la primera presidenta del PP en Castilla-La Mancha, repasó su etapa en esta Comunidad, una época en la que «recuperamos nuestra región sin ningún apoyo mientras el PSOE se movilizaba en la calle por una situación que ellos habían creado». Y, ahora, «no vemos camisetas de todos los colores mientras la situación de la región es calamitosa, con un gobierno de perdedores, apático, anclado en el pasado y dedicado a colocar amigos y hacer propaganda». Definió el actual gobierno de Emiliano García-Page como «incompetente, incapaz y mentiroso» que, además, recordó, llegó al poder gracias a un pacto con los radicales de izquierdas, pese a que el PP ganó las elecciones en Castilla-La Mancha.

Ahora llega el momento del relevo, para el que deberá abrirse un proceso que culminará el 7 de octubre con el congreso regional que se celebrará en Albacete. Al nombre de Paco Núñez, que ya lo ha hecho público, se están sumando también otros como el del alcalde de Guadalajara, Antonio Román, que aunque inicialmente dijo a ABC que no tenía previsto presentarse ha anunciado que va a abrir un período de reflexión ante el apoyo que está recibiendo de algunos militantes. También la actual vicepresidenta tercera de la Mesa del Congreso y exalcaldesa de Ciudad Real, Rosa Romero, se ha planteado presentar su candidatura.

Cospedal se aleja así un poco más de la primera línea política, pero quien fuera secretaria general del PP hasta el congreso nacional de julio sigue muy presente en la actividad de su partido en esta nueva etapa, liderada por Pablo Casado. Cospedal continúa siendo diputada por Toledo en el Congreso, y el próximo jueves, previsiblemente, será elegida presidenta de la Comisión de Asuntos Exteriores. Casado también ha propuesto a la gran adversaria interna de Cospedal, Soraya Sáenz de Santamaría, la presidencia de una Comisión, pero la exvicepresidenta del Gobierno, de momento, no ha respondido a la oferta.

Cospedal perdió frente a Santamaría en la primera fase de las primarias populares, pero su apoyo a Casado en la batalla final resultó decisivo, al sumar las fuerzas de ambos. La relación de Cospedal con el nuevo líder del PP es más que fluida. Su influencia es evidente, y ha conseguido situar a personas de su máxima confianza en puestos relevantes del partido, como puede ser el caso de la portavoz del Grupo Popular, Dolors Montserrat, mano derecha de Cospedal en la campaña de las primarias del PP.

Algunos sitúan a Cospedal en Bruselas, tras las elecciones europeas, pero en su entorno subrayan que se trata solo de «un rumor» un tanto precipitado.