El Constitucional estudiará si el Supremo ha vulnerado los derechos de los líderes del «procés»

El tribunal garante admite tres recursos de amparo presentados por Puigdemont, Ponsatí y Puig; Junqueras y Romeva; y Cuixart

El juicio del procés en directo

MadridActualizado:

El Tribunal Constitucional (TC) estudiará si el Tribunal Supremo, la cúspide del sistema penal español, ha vulnerado los derechos fundamentales de los líderes secesionistas procesados por el «procés» a través de varias resoluciones de la causa judicial.

El tribunal garante de la Constitución ha admitido a trámite tres recursos de amparo: uno presentado por Carles Puigdemont, Clara Ponsati y Lluis Puig contra el auto de procesamiento; otro de Oriol Junqueras y Raul Römeva contra el auto de supensión en el ejercicio de cargo público; y otro de Jordi Cuixart contra el encarcelamiento. Esta decisión solo significa que el Constitucional estudiará la cuestión, sin anticipar ninguna decisión sobre el fondo.

El pleno del Constitucional, formado por doce magistrados, ha admitido por unanimidad la admisión de los tres recursos. El tribunal encargado de garantizar la primacía de la Constitución sobre el resto de leyes argumenta que las peticiones de los líderes del «procés» encausados plantean un problema que afecta a una faceta de un derecho fundamental sobre el que no hay doctrina.

Los magistrados emplazan a todas las partes de cada uno de los procedimientos a que comparezcan en el proceso, si así lo desean, en un plazo de diez días. También solicita al Supremo, el tribunal en el que serán enjuiciados los responsables del proceso secesionista ilegal, que le remita una copia de las actuaciones afectadas.

El Tribunal Supremo juzgará, previsiblemente a partir de finales de año o comienzos del siguiente, a los responsables del proceso independentista ilegal. El juez investigador, Pablo Llarena, considera que los líderes secesionistas alentaron una insurrección, enfrentando a la sociedad catalana contra el Estado, para alcanzar la independencia por las vías ilegales. Están procesados por los delitos de rebelión, malversación de caudales públicos y desobediencia.

Auto de procesamiento

Uno de los autos cuestionados por los encausados es el de procesamiento, en el que el juez Llarena fijó los hechos que serán enjuiciados en la vista oral y en el que manifestó que los líderes secesionistas aceptaron la violencia como un medio, no deseado pero aceptado, para alcanzar la independencia por la vía ilegal. Este auto, y esta conclusión, fue respaldado por la Sala de Apelación del caso. El debate sobre la violencia centrará de lleno el juicio del «procés».