El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, antes de comenzar la sesión de control al Gobierno en el Congreso
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, antes de comenzar la sesión de control al Gobierno en el Congreso - EP

El Consejo de Estado ya retiró el título a un doctorando que plagió en su tesis

Un grupo de doctores solicitaron en 1999 al rector de la Universidad de Cantabria la investigación de la tesis de un abogado por haberles plagiado trabajos académicos anteriores

MadridActualizado:

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, aún no ha dado explicaciones sobre los 13 plagios en su tesis doctoral destapados por ABC, amén de que los niega rotundamente. Y tampoco nadie de su aparato gubernamental ha dado su brazo a torcer: ni su portavoz parlamentaria ni ninguno de sus ministros admiten la gravedad del copia-pega del líder socialista.

Pero lo cierto es que las triquiñuelas de Sánchez en su estudio, calificado con un cum laude por la Universidad Camilo José Cela, pueden costarle el título de doctor. Existe un precedente al caso tesis del presidente. El Consejo de Estado declaró nulo un título a un doctorando por plagio en su tesis en 2002, según informó el diario elindependiente.com.

Un grupo de doctores solicitaron en 1999 al rector de la Universidad de Cantabria (UC) que abrieran una investigación a la tesis de un abogado asegurando que éste había plagiado trabajos anteriores de los académicos. Y junto a la petición esgrimían un pronunciamiento del Juzgado de Torrelavega en el que previamente habían denunciado la situación y otro la Audiencia provincial de Cantabria.

La sentencia del juez dictaba, en 1997, según recogió el diario digital, que «resulta acreditado que el demandado ha copiado en lo sustancial la obra de los demandantes, [...] lo que constituye una apropiación de la labor creativa y esfuerzo material e intelectual ajeno [...]». Así las cosas, la Audiencia provincial también ratificó los plagios año y medio después. «El demandado ha copiado párrafos completos de un texto a otro», expresaba el fallo judicial, lo que supone un escenario idéntico al de Sánchez.

Nulidad del título

Las sentencias contra el doctorado fraudulento también alegaban que incidía en dos de las siete causas de anulidad recogidas en la Ley de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común: quebrantar «los derechos y libertades susceptibles de amparo constitucional» y por suplantar «facultades o derechos» cuando no se tiene los «requisitos esenciales».

Pese a que el acusado intentó armar su defensa alegando que su tesis debía de valorarse en conjunto como «un todo» nada le funcionó. El servicio jurídico de la Universidad de Cantabria valoró los motivos para retirarle el título y zanjó admitiendo que la cesión del certificado de doctor era procedente. Tras ello, el rector del centro elevó el expediente, en el año 2000, al Consejo de Estado y este órgano consultivó declaró en junio de 2002 la nulidad del título de doctor.