Un comercial de una imprenta catalana desvela como la Generalitat pensaba pagar la publicidad del 1-O

Es el primer testigo que apuntala la malversación de las acusaciones

Actualizado:

Ha habido que esperar al último testigo de este martes para que por primera vez en lo que va de juicio se haya oído en el Tribunal Supremo que fue la Generalitat la que estaba detrás del encargo de la cartelería del 1-O. Enric Mary, comercial de Artyplan, reveló hoy ante el tribunal del «procés» que, aunque desconoce a qué departamento en concreto del Govern había que emitir la factura de los carteles y dípticos que alentaban la votación prohibida, sí tiene claro que había que girarla a la Generalitat. En el caso de esta empresa se trataba de 17.250 euros que, según ha dicho el testigo, no se llegaron a cobrar porque el material fue intervenido por la Guardia Civil.