Manuel Chaves, expresidente de la Junta - JAIME GARCÍA | Vídeo: ATLAS

Chaves reta al PP a señalar su vinculación con la corrupción del PSOE

El expresidente andaluz no contesta a las preguntas en el Senado que «perjudican» su defensa en el juicio de los ERE y reclama «disculpas» del PP

MadridActualizado:

El expresidente de la Junta de Andalucía y del PSOE Manuel Chaves se ha negado hoy jueves a responder a las preguntas del Senado en la comisión de investigación de la corrupción política y ha desafiado al PP a que señale «qué indicio, prueba o dato» contenido en el sumario de los ERE le implica en la «financiación ilegal» del Partido Socialista andaluz. Un tipo legal, le ha replicado el portavoz del PP, que no se juzga en la Audiencia Provincial de Sevilla porque figura en el Código Penal desde 2015, es decir, después de los hechos que se investigan.

El exmandatario andaluz, que se desvinculó ante el juez de cualquier responsabilidad en el entramado que defraudó hasta 680 millones de ayudas a parados en Andalucía hasta 2009, es uno de los dirigentes socialistas, junto al expresidente José Antonio Griñán, que espera sentado en el banquillo de los acusados la sentencia de los ERE. El Fiscal le acusa de prevaricación y pide para él diez años de inhabilitación por su participación en el diseño de una supuesta red clientelar en Andalucía.

Chaves llegó a la comisión acompañado por dos senadores socialistas y leyó una declaración previa para explicar que acudía convocado por el presidente del Senado pero sin intención de contestar a las preguntas del PP para no «perjudicar» su derecho a la defensa en el procedimiento judicial en el que está incurso.

Contraataca con la Gürtel

La comparecencia duró una hora y Chaves, con gesto muy serio y brazos cruzados en la mayor parte de la sesión, apenas intervino en cuatro ocasiones. Al terminar, hizo un alegato en defensa del PSOE y en contraste con el caso de la Gürtel que afecta al PP, y reclamó «disculpas» a futuro.

«Lo que le puedo decir es que de todo el sumario de los ERE en ningún momento, en ningún informe, se ha encontrado ningún dato, rasgo o indicio de financiación ilegal del PSOE, ni dato o prueba de reforma de la sede central del PSOE, ni de la presunta financiación ilegal de campañas electorales», apuntó Chaves. Tampoco «prueba o indicios» de haber pagado «sobresuedos a dirigentes del PSOE» o de una «caja B» de Ferraz.

Presunta financiación ilegal del PSOE

El portavoz del PP en la comisión, Luis Aznar, ha señalado que Chaves era el máximo responsable de la Junta de Andalucía cuando se produjo «el caso más grave de corrupción» en España y le ha emplazado a asegurar si «el PSOE no se benefició ni de un solo euro». Sin éxito, porque el expresidente andaluz no ha contestado a sus preguntas, formuladas al aire por el PP.

«¿Algunas de esas empresas que recibieron dinero de los ERE les ayudaron a ustedes a financiar bien su actividad normal o sus campañas electorales?», ha preguntado Aznar, quien ha cuestionado que en una década nadie detectara «una señal de alarma» de los fondos desviados desde la Secretaría General de Trabajo.

Aznar ha planteado que faltó «celo» en el control del dinero público por parte de la Junta y ha denunciado que ninguno de los más de 200 casos de presunta corrupción que se investigan en Andalucía haya sido denunciado por los responsables del Gobierno autonómico socialista, ni de Chaves, ni de José Antonio Griñán ni de la hoy presidenta y candidata a la Junta, Susana Díaz, que hace una semana compareció en el Senado en la misma comisión.

«En el resto de España los ERE es una nebulosa», ha recalcado el senador del PP señalando como probable el trasvase de fondos de esas ayudas sociolaborales al PSOE. «Nos plantea dudas de que se hubiera podido utilizar el procedimiento de los falsos ERE para beneficiar a empresas que posteriormente hubieran devuelto favores al PSOE. Nos lleva a pensar que en buena medida eso fue así.Las sospechas no son infundadas», ha concluido Aznar.

Visiblemente molesto por haber tenido que comparecer hoy en el Senado, Chaves terminó acusando al PP de mantener en esta comisión de investigación «actitudes grotescas» y «deleznables», que considera «incompatibles» con «el respeto y la dignidad de la Cámara».

Griñán comparecerá el próximo 29 de noviembre en la Cámara Alta.