El presidente del PP, Pablo Casado, acompañado de Ana Pastor, Dolors Montserrat, Xavier García Albiol y Javier Maroto, entre otros - EFE | Vídeo: ATLAS

Casado acusa al PSOE de querer «disolver» España y considera que hay ya la base para aplicar el 155

El líder del PP reúne en Barcelona a una Junta Directiva Nacional a la que tampoco asiste Sáenz de Santamaría

Actualizado:

El presidente del PP, Pablo Casado, ha reunido hoy en Barcelona a la Junta Directiva Nacional de su partido, un encuentro que se produce en vísperas de la Diada y en el aniversario de las jornadas en el Parlament del 6 y 7 de septiembre. En el máximo órgano de dirección del partido entre congresos, Cataluña, como era previsible, ha ocupado el grueso de su intervención, aunque arremetiendo con igual dureza contra un independentismo que quiere «romper España» y a un PSOE que «quiere disolverla», ha apuntado.

Equiparando prácticamente a unos y otros, Casado ha acusado al Gobierno de Pedro Sánchez de plegarse a los dictados de Torra, con una política de «apaciguamiento» que no solo no contentará al soberanismo sino que amenaza con acabar con la idea de España.

«No hay que hacer frente únicamente a un proyecto de fractura sino también a un proyecto de disolución de España. El primer lo proyectan los nacionalistas, el segundo lo lidera la izquierda radical de la mano del PSOE», ha apuntado Casado. El líder popular ha asegurado en este sentido que «la izquierda se empeña en ofrecer lo que no queremos los españoles y no aceptarán los nacionalistas».

«El PSOE se presenta en un punto intermedio entre los radicales y nosotros, a quienes nos acusan de ser demasiado españoles o constitucionalistas. ¿Y qué es ser español a medias? Eso es lo que ellos recetan frente a la desintegración que pretende el nacionalismo».

«No nos vamos a quedar mirando cómo el PSOE complica más el problema recuperando un estatuto inconstitucional», ha dicho Casado, quien también ha advertido de que no piensa aceptar una Cataluña «confederal de facto independiente» ni tampoco cree que haya que «hacerse perdonar» por quienes están tratando de «destruir el país».

En este contexto, y frente a las políticas de diálogo del Gobierno -«yo no quiero dialogar con ellos, quiero ganarles, porque somos mejores»-, Casado ha recordado que se dan las «circunstancias objetivas para aplicar el precepto constitucional para restaurar la legalidad en Cataluña», ha añadido con respecto a la aplicación del artículo 155.

En su intervención, Casado ha reivindicado la figura del Rey como garante de la continuidad y la unidad de España frente a los «ataques y ultrajes» que le lanza el independentismo.

Segundo desplante de Soraya

Al encuentro de esta mañana en Barcelona no ha asistido la ex vicepresidenta del Gobierno Soraya Sáenz de Santamaría, en lo que sería el segundo «desplante» de su rival en el proceso de primarias tras su no asistencia ayer a la reunión del grupo del PP en el Congreso. Tampoco estaban otros importantes barones del PP como María Dolores de Cospedal, el día después de su renuncia a presidir el PP de Castilla la Mancha, ni tampoco el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo.