La furgoneta con la que atentaron en Barcelona. | Vídeo: Barcelona grita "No tengo miedo" - ABC

De la casa de Alcanar a la caza de Abouyaaqoub: lo que se sabe de los atentados diez días después

Los investigadores manejan la hipótesis de que los terroristas llevaban preparando uno o varios ataques desde hace al menos seis meses

MadridActualizado:

Los atentados de Barcelona y Cambrils ya dejan 16 muertos tras fallecer ayer en el hospital una ciudadana alemana que se encontraba en estado crítico. El balance también suma más de un centenar de heridos que poco a poco van recuperándose de las heridas.

Las incógnitas, a día de hoy, continúan siendo muchas con respecto a la célula yihadista que perpetró los ataques. La investigación sigue su curso ya con el grupo, teóricamente, desarticulado. En ABC, repasamos lo que se sabe y lo que no con respecto a los atentados.

La preparación de los atentados

En la investigación de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado se baraja la hipótesis de que los terroristas llevarían preparando uno o varios atentados desde hace, al menos, seis meses, momento en el que «okuparon» la casa de Alcanar (Tarragona).

Hoy día se tiene la certeza de que el chalé de la localidad tarraconense era la base de operaciones de la célula. El mayor de los Mossos d'Esquadra, Josep Lluís Trapero, confirmó que los terroristas planeaban atacar uno o varios lugares de Barcelona con explosivos y de manera inminente, pero que la explosión de Alcanar truncó sus planes.

Un día antes del atropello masivo en la Ciudad Condal, ocurrió una explosión en el chalé desde el que maquinaban la matanza. Allí se encontraron más de un centenar de bombonas de gas y materiales para fabricar bombas, pero ese incidente provocó que cambiaran sus planes y precipitaran los ataques. El resultado, un atropello con una furgoneta en las Ramblas de Barcelona y otro ataque en Cambrils horas después. Además, tal como adelantó ABC hace escasos días, se investiga si la segunda explosión que se produjo en Alcanar fue provocada por otro terrorista para matar a los mossos y bomberos desplazados al lugar de los hechos.

La célula

Tras el atropello de las Ramblas y el ataque de Cambrils, los Mossos comenzaron a investigar quiénes eran los presuntos terroristas que atentaron en Cataluña. Fue en ese momento cuando salió a escena la casa de Alcanar como centro operativo de una célula que se creía que estaba formada por 12 personas.

Younes Abouyaaqoub, Driss Oukabir, Moussa Oukabir, Said Aalla, Mohamed Hichamy, Omar Hichamy, Houssaine Abouyaaqoub, Abdelbaki Es Satty, Yousseff Aalla, Mohamed Houli, Salh El Karib y Mohamed Aalla. Estos eran los 12 nombres que se creía que estaban vinculados a los atentados, pero finalmente la célula se ha reducido a 10 después de que el juez Fernando Andreu, instructor de la causa en la Audiencia Nacional, dejara en libertad a Mohamed Aalla (dueño del Audi A3 con el que se atentó en Cambrils) y Salh El Karib (quien regentaba el locutorio en Ripoll).

De los 10 integrantes de la célula, dos se encuentran en prisión provisional (Driss Oukabir y Mohamed Houli), mientras que de los otros ocho, dos murieron en la explosión de Alcanar y los otros seis fueron abatidos por la Policía autonómica catalana.

El imán de Ripoll

Las pesquisas policiales llegaron a la conclusión de que el líder de la célula era Abdelbaki Es Satty, el imán de Ripoll (Gerona), que murió en Alcanar. Respecto a su figura todavía siguen por resolver varias incógnitas, aunque la investigación poco a poco va arrojando algo de luz.

Es Satty, antes de recalar en Ripoll, trató de instalarse en Vilvoorde (Bélgica), aunque allí no fue capaz de ejercer como imán. De hecho, las autoridades belgas solicitaron a España de manera informal (a través de un mosso) informes sobre él, aunque desde nuestro país no constaban datos respecto a él. Todavía sigue investigándose si también pasó por Austria.

Más tarde se conoció que el imán había estado en prisión en la cárcel de Castellón por tráfico de drogas, de la que salió el 5 de enero de 2012. Sobre él pesaba una orden de expulsión de España por su estancia en la cárcel, aunque la juez que tuvo que resolver sobre su permanencia en España optó por permitirle que se quedara en nuestro país.

Su figura es una de las más controvertidas al tratarse del líder de la célula. Se sabe que se trataba de un tipo reservado y que estaba radicalizado. La cuestión ahora está en dilucidar cómo actuó para radicalizar a las otras nueve personas del grupo.

Dónde pensaban atentar

Mohamed Houli, herido en Alcanar y actualmente en prisión provisional, relató al juez durante su declaración que se encontraban listos para atentar, confirmando además que su objetivo era mucho mayor que el que habían logrado. Fue en este momento en el que salió la Sagrada Familia de Barcelona como uno de los lugares escogidos por los terroristas para cometer un atentado. La explosión de Alcanar truncó sus planes, mientras que todavía se trabaja en saber cuáles podrían haber sido sus otros objetivos.

Por otro lado, los terroristas habían alquilado una tercera furgoneta con la que pensaban perpetrar un segundo atropello masivo en Cambrils, pero un accidente a bordo de la misma evitó que pudiera ser utilizada para llevar a cabo una matanza mayor en la localidad tarraconense.

Segundo líder

La muerte del imán de Ripoll en la explosión de la casa de Alcanar despierta dudas respecto a quién pudo asumir el liderazgo de la célula. Se baraja el nombre de Mohamed Hichamy como el encargado de asumir ese rol después de morir el imán.

Este fue el encargado del alquiler de dos vehículos usados en los atentados y su nombre aparece en numerosas gestiones realizadas por la célula, por lo que se trabaja con la línea de que esta persona asumiera un rol más preponderante.

Mohamed Hichamy fue uno de los cinco terroristas que perpetró el atentado de Cambrils el 18 de agosto atropellando a peatones en el paseo Marítimo, dejando un balance de una mujer muerta, y murió abatido por los Mossos.

El recorrido de Younes Abouyaaqoub

Younes Abouyaaqoub, el conductor de la furgoneta del ataque de Barcelona, fue abatido en Subirats (Barcelona) en una zona de viñedos. Este municipio se encuentra a unos 50 kilómetros de la Ciudad Condal. La gran pregunta es cómo logró llegar hasta Subirats con los Mossos alerta para dar con él.

En su huida robó un coche -matando a su ocupante, Pau Pérez- con el que llegó hasta Sant Just Desvern, y desde entonces se le pierde la pista. Se trabaja con la hipótesis de que se trasladó a pie hasta Subirats, aunque en los últimos días ha trascendido que intentó robar otro coche en Olérdola (Barcelona), a 20 km de Subirats. Los Mossos habían trazado un recorrido estimado de cómo podría haber llegado hasta allí, sin descartar que alguien le hubiera ayudado, pero el incidente en Olérdola varía el itinerario y deja intuir que su huida la llevó a cabo en solitario.

Aun así, no se descarta ninguna hipótesis pese a que se considera que la célula está desarticulada por completo ya que sigue estando en el aire lo que Younes hizo durante los cuatro días que estuvo huido.

Conexiones internacionales

Otro de los misterios por resolver está en las conexiones internacionales de la célula, principalmente en Bélgica, Francia, Suiza y Marruecos.

La Policía conoce que el imán estuvo en Bélgica; que cuatro de los terroristas estuvieron en París días antes de los atentados; que dos de ellos estuvieron en Zúrich; y que casi todos procedían de Mrirt (Marruecos), a donde viajaron los hermanos Oukabir y el imán este verano.

Sin embargo, los investigadores se encuentran todavía trabajando en las razones de estos viajes. Desconocen para qué viajaron a todos estos destinos y si podrían haber tenido relación allí con algún otro terrorista.

Los materiales

En la casa de Alcanar se encontraron materiales para la preparación de explosivos: más de un centenar de bombonas de butano, 500 litros de acetona, agua oxigenada, bicarbonato, una gran cantidad de clavos y pulsadores para activar las detonaciones, entre otras cosas.

Todos estos materiales iban encaminados a fabricar TATP, conocido entre los terroristas como «madre de Satán». Además, los clavos iban a ser utilizados como metralla para causar el mayor daño posible en la explosión.

La pregunta con respecto a lo encontrado en Alcanar es la siguiente: ¿cómo lograron comprar tal cantidad de acetona y bombonas sin levantar sospechas?

Segundo centro de operaciones

Más allá de la casa de Alcanar, el auto de la Audiencia Nacional destaca que los terroristas estuvieron en un restaurante abandonado en Riudecanyes (Tarragona). Todo apunta a que se trataría del segundo centro de operaciones de la célula.

Se trata de un lugar abandonado que los terroristas «okuparon» después de que la casa de Alcanar se viniera abajo por la primera explosión. Además, está a tan solo unos 15 kilómetros de Cambrils, municipio del segundo atentado.

Los Mossos localizaron en la zona restos de una hoguera, la documentación de Mohamed Hichamy y Younes Abouyaaqoub, justificantes de compra de cuchillos y un hacha, los cuales fueron adquiridos en un comercio de Cambrils tras el primer atentado.