Luis Bárcenas, en una imagen de archivo
Luis Bárcenas, en una imagen de archivo - ÓSCAR DEL POZO
Caso Gürtel

Bárcenas niega haberse llevado «ni una sola peseta» de la caja B del PP

El abogado defensor del extesorero del PP pide la absolución y lamenta la falta de pruebas contra el extesorero

Actualizado:

Luis Bárcenas ha negado este lunes su responsabilidad en las actividades de la trama de corrupción Gürtel y ha achacado las acusaciones de Francisco Correa a la mala relación que existe entre ellos. El letrado del antiguo tesorero del Partido Popular, en la sesión de la vista oral en la que ha expuesto sus tesis definitivas, ha lamentado la falta de prueba que demuestre los delitos atribuidos a su cliente. Correa, en una confesión parcial en su declaración ante el tribunal, incriminó a Bárcenas en el cobro de comisiones y en la intermediación en contratos públicos.

«¿A ver quién le explica ahora a la opinión pública que Bárcenas no ha cometido ningún delito de corrupción?», ha reflexionado en voz alta el defensor del extesorero, para quien la Fiscalía pide una condena de 39 años y medio de prisión por los delitos de los delitos de blanqueo, falsedad, apropiación indebida, siete delitos fiscales, estafa en tentativa, falsedad en documento mercantil. Según el abogado, el Ministerio Público ha sostenido su petición sin haber acreditado con pruebas concluyentes su acusación. Entre otras cosas, ha forzado el delito de blanqueo, ha defendido, sin que exista un delito previo antecedente al mismo.

El letrado ha asegurado que Bárcenas «no se ha llevado ni una sola peseta» de la contabilidad opaca del PP, de lo que le acusó Anticorrupción. También ha sembrado dudas sobre la causa que enjuciará la llamada caja B, una vista oral pendiente de fecha. «Si Luis Bárcenas es un mentiroso, las acusaciones van a tener un problema en la pieza de los papeles», ha reflexionado el letrado, que critica que las palabras del extesorero sirvan para sostener esa investigación, pero no se tengan en cuenta para absolverle de sus delitos. «Dice la verdad, dice la verdad».

En su alegato, el abogado ha negado que Bárcenas pudiera influir en la selección de cargos públicos, como le acusó la Udef, pues no tenía «un poder omnímodo» en el PP. El letrado ha señalado que la función de Bárcenas, que en el momento de los hechos enjuiciados era gerente del partido, era administrativa. «No tenía atribuciones políticas. La Udef parte de premisas no contrastadas», ha concluido. Así lo acreditan los estatutos del Partido Popular y las declaraciones de testigos.

Las tesis del abogado han negado la implicación de Bárcenas en el entramado que formó Francisco Correa, el cabecilla de la red, para quien solicitan 125 años de prisión. «Hay prueba que demuestra que mi cliente no participó en la contratación de las empresas del señor Correa», ha alegado el letrado, quien ha negado la veracidad de los repartos anotados en los apuntes de los empresarios de la red.

También ha rechazado que el antiguo tesorero del PP se esconda detrás de la expresión «Luis el cabrón», quien según las anotaciones cobró 72.000 euros de la red. La mala relación entre Bárcenas y Correa, ha alegado, no impidió que la trama mantuviera sus negocios con el Partido Popular. El letrado ha criticado que se dé por acreditado esta asociación, cuando no sucede lo mismo con otras expresiones.

El letrado también ha lamentado que no se citará a declarar a los ministros de Fomento y de Medio Ambiente en la era enjuiciada, después de vincular a Bárcenas con adjudicaciones a nivel nacional. «¿Cómo vamos a mantener una acusación con estos mimbres? No puede ser». «No se puede condenar a Luis Bárcenas por ser Luis Bárcenas. Se tiene que probar que ha hecho algo», ha concluido el letrado.