Sentencia GürtelLa Audiencia Nacional condena a Bárcenas por blanqueo y al PP por lucrarse de los delitos de la Gürtel

Correa, condenado a 51 años y 11 meses. Bárcenas, 33 años y 4 meses, y una multa de 44 millones. El Bigotes, absuelto

MadridActualizado:

La Audiencia Nacional ha condenado este jueves al Partido Popular por lucrarse de los delitos de la trama Gürtel, una extensa red de corrupción que colonizó sus administraciones en la era previa a la crisis. El tribunal condena a la formación política a devolver 245.492 euros, el dinero que se ahorró en las campañas electorales de las localidades madrileñas de Pozuelo de Alarcón y Majadahonda en el año 2003, por actos sufragados por la red, según considera probado la sentencia de la Sala de lo Penal. Este fallo es la primera condena al partido por un caso de corrupción que ha sobrevolado la política española desde que estalló en 2008. Diez años después, la Gürtel escribe su desenlace.

El tribunal -la sección segunda de la Sala de lo Penal- ha condenado en total a 351 años y un mes de prisión a 29 de los 37 acusados que se sentaron en el banquillo del primer juicio a la Gürtel en la Audiencia Nacional. La mayores condenas han recaído en el cabecilla de la red, Francisco Correa, condenado a 51 años de cárcel, y en su lugarteniente, Pablo Crespo, el número dos de la red, cuya pena asciende a 37 años y seis meses de cárcel. El hombre de la red en Valencia, Álvaro Pérez, conocido como «el Bigotes», ha quedado absuelto por esta pieza del caso.

El tribunal explica que la trama provocó una cantidad de actuaciones prevaricadoras «de cuantas maneras son imaginables para violentar los procedimientos de contratación, una muestra clara de torcimiento del derecho, característico de la prevaricación que además tiene por finalidad detraer de los caudales públicos que tienen bajo su custodia los acusados, y de la que han de ser garantes». Los jueces consideran acreditado que entre el llamado grupo Correa y el PP se tejió una colaboración estable. La implantación de la Gürtel conformó «en paralelo un auténtico y eficaz sistema de corrupción institucional a través de mecanismos de manipulación de la contratación pública central, autonómica y local a través de su estrecha y continua relación con influyentes militantes de dicho partido, aqui enjuiciados», expresa de forma literal la sentencia.

La condena al PP es como partícipe a título lucrativo: es decir, por haberse beneficiado de la trama sin participar ni conocer la actividad delictiva de la que procedían los fondos. Es una responsabilidad civil, no criminal. Es también la primera condena al antiguo tesorero del PP Luis Bárcenas, a quien la Audiencia Nacional considera una pieza fundamental en el entramado dirigido por Correa. Los jueces consideran, además, acreditada la existencia de una caja B en el PP, al menos desde 1989, el año en el que se refundó la formación política. La contabilidad opaca es objeto de debate en otra pieza del caso Gürtel, que todavía no ha sido juzgada y está pendiente de señalar fecha.

Bárcenas, blanqueo

Luis Bárcenas ha sido condenado por blanquear el dinero ilícito que amasó a través de su actividad corrupta, «con fondos provenientes de comisiones que recibió por su gestión e intermediación, aprovechándose de los cargos públicos que ostentó, en contrataciones públicas irregularmente adjudicadas». El extesorero, cuyo nombre se ha convertido en un símbolo de la corrupción, se aprovechó de su escalafón de poder en el partido: podía acercarse a quien conveniese para conseguir el fraude, y se enriqueció por ello.

El extesorero ha sido condenado por blanqueo de capitales, por lavar ese dinero obtenido de forma ilícita; por apropiación indebida, por sustraer fondos de la conocida como caja B del PP; y por delitos fiscales. Desde el año 2000, el extesorero desarrolló por su cuenta, con la ayuda de su mujer Rosalía Iglesias, una actividad dirigada a enriquecerse ilegalmente, intermediando en contrataciones públicas y apropiándose de fondos del PP, que ocultó a través de un entramado societario en Suiza y luego afloró con dinero negro. Aunque la formación política no reclamase los fondos sustraídos de su contabilidad opaca, los jueces consideran que «el acto de apoderamiento se ha producido y ha recaído sobre una cosa ajena». Su mujer, Iglesias, ha sido condenada a quince años y un mes de cárcel por su participación en estos delitos.

En la misma condición que el PP ha sido condenada la exministra Ana Mato, que deberá devolver 27.857,53 euros por los viajes y otros servicios que la trama prestó a su familia. Los jueces recuerdan que en la era de la Gürtel, Mato estaba casada en régimen de gananciales con Jesús Sepúlveda, el antiguo alcalde de Pozuelo de Alarcón. «Parece evidente que si la señora Mato realiza unos viajes y recibe unos servicios que no abona, está obteniendo un beneficio en la parte o cuota que debiera corresponderle».

Primer gran juicio a la Gürtel

La sentencia resuelve el primer gran juicio a la Gürtel, por las actividades de la red en la llamada primera época, entre 1999 y 2005, en las localidades de Madrid, Estepona, Majadahonda, Pozuelo de Alarcón, y las comunidades autónomas de Madrid y Castilla y León. El escrito, que supera los 1.500 folios, cuenta con el voto particular del magistrado Ángel Hurtado, que se muestra en contra de las condenas contra el PP y los acusados Ricardo Galeote, Carlos Clemente, y Ángel Sanchís padre e hijo. El fallo es recurrible ante el Tribunal Supremo, la última instancia penal.

La Fiscalía Anticorrupción solicitó la condena al PP. En su alegato final en el juicio, el Ministerio Público defendió que la Justicia ha acumulado «sobrada prueba de que el PP se ha beneficiado» de los fondos de la trama. La fiscal dejó claro que el beneficio recayó en el partido y no en las agrupaciones municipales, una defensa que utilizó el abogado del PP para buscar la absolución en la vista, que se extendió a lo largo de 125 sesiones, durante un año y dos meses. Según el Ministerio Público, la formación política se ahorró 111.864,32 euros por los actos de Pozuelo de Alarcón, y se benefició de 133.628,48 en Majadahonda, procedentes una caja de fondos de la Gürtel, nutrida por empresarios a los que facilitó adjudicaciones el exalcalde Guillermo Ortega, también condenado.

El PP comenzó la vista oral solicitando la nulidad del proceso, por la supuesta ilegalidad de las escuchas del delator José Luis Peñas y de la investigación originaria del exjuez Baltasar Garzón. El Tribunal Supremo zanjó esta reclamación en la primera sentencia firme contra la Gürtel –por el amaño de contratos de la Generalitat Valenciana en la feria Fitur de 2001 a 2005- y avaló la legalidad de toda la causa. La Audiencia Nacional también entra en este debate y considera válidas las grabaciones de Peñas. Los tres líderes de la Gürtel -Francisco Correa, Pablo Crespo, y Álvaro Pérez, alias el Bigotes- se encuentran en prisión por dicha causa desde el 14 de febrero. Los dos cabecillas fueron condenados a trece años de cárcel; el Bigotes, a doce años y tres meses.

Este fallo también llevará de vuelta a prisión a Bárcenas, quien llegó a esconder hasta 48,2 millones de euros en Suiza. El Ministerio Público calificó de «inverosímil» las explicaciones de Bárcenas sobre su fortuna, que él achacó a su habilidad como negociante de arte. La Fiscalía cree que el antiguo tesorero del PP obtuvo los fondos intermediando a favor de la Gürtel, gracias a su antiguo escalafón de poder en el partido, y llevándose fondos de la contabilidad B.