Fernández, Dïaz y Feijoo, este jueves en el Congreso de los diputados de Madrid
Fernández, Dïaz y Feijoo, este jueves en el Congreso de los diputados de Madrid - EFE
Elecciones en Andalucía 2018

Susana Díaz, sobre su situación en el PSOE tras las elecciones andaluzas: «Estoy fuerte, segura y tranquila»

Susana Díaz insiste en que liderará la Oposición si no logra gobernar y Sánchez da por hecho que habrá cambio

Sevilla/ MadridActualizado:

La presidenta de la Junta de Andalucía en funciones, Susana Díaz, fue ayer centro de todas las miradas durante el acto de celebración del cuadragésimo aniversario de la Constitución en el Congreso de los Diputados, donde estuvo sentada en una de las primeras filas de la tribuna de invitados, en medio de los presidentes de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, y de Asturias, Javier Fernández, con el que charló largo y tendido. La coyuntura política andaluza estuvo presente en todos los corrillos al término del acto celebrado en el Salón de Plenos.

En este entorno, Díaz trasladó a todo aquel que se le acercó a preguntarle cómo estaba tras la debacle de su partido en las elecciones del pasado domingo, que se encuentra «fuerte, segura y tranquila» y «dispuesta a dar batallas». Este mismo mensaje expresó a las autoridades del Estado que saludó y a los compañeros del partido con los que estuvo conversando, entre ellos el exvicepresidente del Gobierno Alfonso Guerra y el secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, informan las agencias.

Con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, la secretaria general del PSOE andaluz pudo hablar brevemente y ambos se emplazaron ayer a verse en los próximos días. En conversación informal con periodistas, Sánchez admitió que ve más probable la constitución de lo que denominó «un consorcio de derechas» en Andalucía que la repetición de las elecciones, y justificó su razonamiento en que le parece que el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, tiene claro que no va a prescindir, si los necesita, de los votos de Vox.

En esta misma línea, la presidenta en funciones de la Junta cargó contra la formación naranja al señalar que «los que hablaban de que venían a regenerar la política se tendrán que hacer ver si quieren ser los Salvini que pongan en estos momentos en manos de la extrema derecha, primero andaluza y después española, el futuro de millones de ciudadanos».

Tras reafirmarse en que, si no consigue ser investida, se quedará en el Parlamento andaluz liderando la Oposición, sostuvo que esa es su «obligación» y «lo mínimo» que puede hacer para que el más de millón de andaluces que la han votado se sientan «orgullosos».

Por su parte, tras las voces que en el PSOE hablan de renovación en Andalucía (entre ellas las del secretario de Organización), la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, un nombre que suena como relevo de Díaz, expresó ayer a través de fuentes cercanas que no tiene interés en erigirse en sucesora al frente del socialismo andaluz y que «no le interesa la vida orgánica».